Boludos o corruptos

  Actualidad

Boludos o corruptos

“No olviden que todo lo que pasó en la Alemania nazi era legal”, advertía Martin Luther King para recordarnos que el horror a veces es muy popular y puede ser, incluso, ley. Por eso, aunque una mayoría diga que algo es bueno o necesario, debemos condenarlo si creemos que no es así.

Elecciones primarias en Argentina: triunfo avasallante de Cristina Kirchner contra el presidente Mauricio Macri. Y digo Cristina, porque lo de Alberto Fernández es el decorado para una papeleta en la que solo cuenta ella.

¿Por qué los argentinos votaron a Cristina? ¿Olvidaron acaso la monstruosa corrupción que la justicia y el periodismo les han mostrado a borbotones? ¿No cuentan los bolsos repletos de dinero, los testimonios de decenas de sobornadores arrepentidos, las fortunas sin justificar, el millonario lavado con fondos públicos, la inmensa fortuna acumulada por los Kirchner en sus 30 años de “servicio” público?

Los Kirchner fueron empleados públicos casi toda su vida y, sin embargo, lograron amasar una riqueza descomunal. ¿Cómo lo hicieron? Cristina lo explicó así: “he sido una muy exitosa abogada, ahora soy una exitosa presidenta también”. A esa mujer han elegido los argentinos.

Es verdad que las decisiones libres y democráticas deben respetarse. Y a los argentinos nadie les puso una pistola para que votaran así. En Ecuador también nos hemos equivocado. Muy feo. Y quizás lo volvamos a hacer. Pero eso no impide que reconozcamos nuestros graves errores, o que llamemos a las cosas por su nombre. ¿Cuál les cabe a los votantes por Cristina? Francamente no lo sé, pero les paso este dato: en el búnker macrista circulaba una creencia: “no vamos a perder. Si hemos fallado y somos los boludos, tendrán que elegir entre boludos y corruptos. Y los argentinos no son corruptos”. La anécdota nos la contó Diego Cabot, el periodista que reveló parte de la corrupción kirchnerista en Los cuadernos de las coimas. Se equivocaron los macristas, por lo visto. Y si las elecciones son también una decisión moral, entonces ya sabemos lo que muchos argentinos tienen como bandera. Boludos no son. Cualquier cosa menos eso.