Actualidad

Blogueras influyentes y multiplataformas

Ellas se han trasladado a las redes sociales para comunicarse con sus seguidores y convertido en herramientas publicitarias de diversas marcas. hablan de sus experiencias.

Blogueras influyentes y multiplataformas

El uso de los blogs se popularizó a inicios de los 2000, pero es con las redes sociales, como Facebook, Instagram y Twitter, que los protagonistas de estas bitácoras personales han logrado interactuar más con sus seguidores millennials y, en algunos casos, se han convertido en influyentes y herramientas publicitarias.

Jorge Andrade, director de la consultora de investigación de mercado Scanbrains y magíster en Branding, explica que los ‘bloggers’ y los ‘vloggers’ (graban vídeos para subirlos a redes) se han convertido en un medio de comunicación de alto impacto para diversas industrias (belleza, moda, y nutrición). El fin: generar vínculos permanentes con sus potenciales consumidores.

Las empresas han captado la atención de los ‘influencers’, (hombres y mujeres, aunque ellas son más), para promover sus productos y servicios, destaca, generando una comunicación orbital, en la que exponen sus actividades diarias con los beneficios que ofrecen los productos que usan y los clientes interactúan.

‘Popstars’ de los nuevos medios

Para Paola Ulloa, docente investigadora en Prácticas Comunicativas en Redes Sociales de la Espol, los blogueros son multiplataformas, como Annie Maya, porque los usuarios de ahora, los millennials, también lo son. Están en Facebook, la red social más usada en Ecuador; en Instagram; Twitter y en Snapchat, en menor medida.

La investigadora manifiesta que en la cultura de masas los blogueros (as) son ‘popstars’ de los nuevos medios, donde comienzan a comercializar sus artículos (’posts’). Ellos pautan para marcas, como sucede con los medios comunes, que se paga por publicidad. Con los blogueros también ocurre, pero no en todos los casos.

Advierte que no se debe medir la acogida de los ‘influencers’ con el número de “me gusta”, sino por el de interacciones, que son su comunidad, ya que se puede contratar un ‘bot’ (programa para hacer tareas repetitivas por medio de internet) y sumar miles de seguidores.

Hacer la investigación adecuada

Danna Hanna, de Influencers Ecuador, resalta que los blogueros de moda y belleza son influyentes en un target específico y generan credibilidad. Afirma que son aliados de la publicidad, pero los marketeros deben hacer la investigación adecuada antes de contratarlos, no solo seguir la tendencia, y tomar en cuenta hacia qué grupo van dirigidos, ya que no todos sirven para todo. Calcula que hay entre 250 y 300 ‘influencers’.

Jorge Andrade agrega que la publicidad no representa un modelo de negocio para un bloguero, porque no nacieron para promover información de su vida a cambio de publicidad. Lo hicieron para tener un acercamiento con las personas. Sin embargo, son las marcas las que han incentivado que esto se convierta en un tema publicitario.

En primera fila y con tacones

Ni la incomodidad de los tacones ni el frío le fueron impedimento a la bloguera quiteña Cristina Maag, de 31 años, para difundir como invitada todo lo que acontecía en los fashion weeks 2015 y 2016 en Nueva York, uno de los eventos más importantes del mundo de la moda. Ella solo quería hacerlo en primera fila, tal como se llama su blog -“Front Row” en inglés- por lo que se siente agradecida de haberlos cubierto.

Su sitio web fue elegido entre los cinco más importantes de Latinoamérica en el ‘Blogger Influencer Week Latam 2016’, en Panamá. Su blog suma cerca de 100 mil visitas mensuales, y calcula 520 mil seguidores entre Instagram y Facebook.

Para Cristina, quien estudió Administración de Hotelería en Suiza y Comunicación de Moda en Dubái, la moda es más que prendas de vestir. Es un estilo de vida. En su sitio web escribe también sobre arte, música, teatro, gastronomía.

En los 4 años de Front Row, ha trabajado con marcas como Chanel, Cartier, Adriana Hoyos, Teresa Valencia... “Mi trabajo es dar un testimonio de los productos e integrarlos orgánicamente a mi día a día”.

Su estrategia de comunicación depende de cada plataforma. El blog se alimenta cinco días a la semana y está relacionado con su Facebook; mientras que en Instagram tiene publicaciones diarias relacionadas con su vida y estilo personal. Cuenta que los beneficios que le ha dejado el blog son conocer a personalidades, como a Carolina Herrera; y aportar a la industria de la moda nacional, entre otras. Pero al mismo tiempo siente que su vida personal se ha visto regulada por su trabajo constante. Ahora dirige su ‘Blog Camp’. Su meta es que Front Row se posicione como un blog andino, sin dejar a un lado otra: crear una incubadora para diseñadores en 2018.

www.frontrow.com.ec

Asesoría de imagen y más...

En uno de sus últimos vídeos, la bloguera de moda y asesora de imagen, Annie Maya (31), enseña a sus seguidores en qué se inspira para combinar ropa y accesorios, y el uso que le da a la red social Pinterest para lograrlo. Armar un tablero con prendas básicas es su primer consejo. Uno de los tantos que ha dado a lo largo de los siete años que lleva con su blog ‘Hablemos de Moda Ya’, y cuyas visitas estima son 35 mil mensuales, además de las redes sociales que suman como 45 mil seguidores (Facebook, YouTube, Instagram).

La joven periodista abrió su espacio virtual escribiendo sobre temas en los que se estaba especializando (asesoramiento de imagen y producción de moda), al mismo tiempo que cursaba un máster en Periodismo en Argentina. Pero su número de visitas creció, y tras asesorarse con profesionales, se dedicó al blog en forma permanente.

Ella es de Guayaquil, ha vivido en Buenos Aires, y desde hace 3 años, en Londres. A sus seguidores siempre les aconseja estar conscientes del potencial que tienen; evitar la compra compulsiva; y ser auténticos. Annie no se considera una ‘influencer’, pero ha trabajado con marcas, como Tommy Hilfiger, Fossil, Michael Kors, y De Prati. Dice que más bien trata de comunicar sobre un área en la cual trabaja: el asesoramiento de imagen, y si las marcas ven potencial, está abierta a crear contenidos, siempre alineados a lo que usa en la vida real.

Afirma que entre las desventajas de trabajar con marcas es que no terminan de comprender que crear contenidos de calidad conlleva mucha producción, y pese a ello pidan publicaciones gratuitas para lograr ventas. Ella no se ve alejada de comunicar ni tampoco de impartir talleres de emprendimiento. Eso sí, siempre tendrá nuevos proyectos. Ahora trabaja en su web anniemaya.com en la que ofrece sus servicios como asesora de imagen.

www.hablemosdemodaya.com

Cifras

- 1994 A partir de este año aparecieron los primeros blogs en Estados Unidos.

- 130 millones de blogs, según cálculos, hay en el mundo.

- 2004 es el año en que se creó Facebook. Tiene más de 8 millones de cuentas en Ecuador.

El público virtual

- Los blogueros tienen su público en sus redes sociales. Giuliana Jarrín (27) es seguidora de Cristina Maag. Ver su blog le ha servido de inspiración y permitido conocer a diseñadores y gente de la industria de la moda, ya que también está inmersa en este mundo: ella le da estilo propio a sus prendas.

- La ingeniera ambiental, María García (28), es seguidora de Berenice Benalcázar. Comenta que da consejos muy prácticos para cuidar la piel como la necesidad de usar bloqueador solar.

- Katherine Villa (35) visita el blog de Annie Maya porque seguirla no solo le sirvió de introducción a la moda, sino para aprender más sobre consultoría de imagen”.

- Gabriela Sánchez (26) no solo prepara las recetas de Anita Guevara sino que ha “tenido el placer de probarlas”.

La cocina, un ritual de amor

Para la bloguera guayaquileña Anita Belén Guevara (27) y madre de Victoria, la cocina no solo es conocer y experimentar nuevos sabores. Está ligada también a escuchar música, contar historias. “Es un acto de amor”, lo dice con certeza.

Es comunicadora social, pero desde pequeña sintió fascinación por cocinar. En 2012, decidió publicar sus dulces en Instagram, y en poco tiempo sus seguidores querían comprarlos. Dos años después, empezó con HomeMade, una tienda web donde vendía sus creaciones, para luego transformarla en el blog Las Recetas de Anita Belén, con la misión de reconciliar a su generación con la cocina. Cuenta que tiene entre 3.000 y 5.000 visitas diarias en su blog y cerca de 40 mil seguidores en Instagram.

A ella le encanta contagiar a sus seguidores en la búsqueda de nuevos sabores, pero considera que como no tiene horario, termina trabajando más de ocho horas diarias. “Pero cuando uno hace lo que ama es feliz”, exalta.

Desde mediados de 2017, trabaja con marcas que jamás faltan en su cocina, aunque prefiere no mencionarlas, pero están en su blog. Ahora estudia pastelería en Le Cordon Bleu Madrid para aprender nuevas técnicas. Anita confiesa que la cocina y su sitio web son el trabajo de su sueño, ya que le da la libertad de crear, y de compartir los secretos de sus tartaletas de frutilla. www.lasrecetasdeanitabelen.com

Más que un pasatiempo

Berenice Benalcázar (36) es una apasionada por la belleza. Estudió Ingeniería Comercial en Estados Unidos y es tecnóloga en Estética Integral, por lo que su inspiración de crear un blog le vino por su segunda carrera.

La especialista en estética tiene más de un año con su sitio web, donde comparte con sus seguidoras temas sobre cuidado de la piel, salud y estilo de vida. Es también “influencer”, ya que ha tenido la oportunidad de trabajar con algunas marcas, entre ellas Suncare, St. Ives, Ardell, Biofemme y Adidas, compartiendo sus conocimientos profesionales como vocera, comenta.

Sin embargo, ve como desventaja la competencia malintencionada que hay en el medio, pero reflexiona que con sabiduría se lo puede lidiar. Siempre procura responder todos los comentarios y mensajes de sus seguidores, “esa interacción es vital para potenciar su fidelidad”.

Dice que cada persona es diferente, pero sus consejos son fáciles y se pueden traducir en influencia directa. Recomienda a la mujer que se cuide por dentro y por fuera, porque así “está invirtiendo de la mejor manera su tiempo y su dinero”.

La bloguera quiteña y su equipo de belleza planifican cada mes los temas de su blog y la producción de fotos. El contenido se publica en su sitio web y procura hacerlo una vez a la semana, apoyada por sus redes sociales, Instagram, que tiene cerca de 50 mil seguidores, y su Fan Page. Para ella, tener su blog es más que un pasatiempo, es su empresa y de este van a derivar sus futuros proyectos personales. Uno está en camino.

wwwberenicebenalcazar.com

Influyen en el público digital

Camilo Carcelén, gerente de la Agencia de Marketing Digital, señala que utilizar “influencers” es una de las estrategias publicitarias que utilizaron en 2017 y que para seleccionar a los candidatos indicados, hicieron un “scouting”, una búsqueda en las redes sociales tomando en cuenta el público objetivo. Trabajaron con Stevia, por lo que contrataron a Mónica Crespo (deportista) y Cristina Maag (bloguera), que tienen cuenta en Instagram y muchos seguidores. Ahora a ellas se las puede ver usando el endulzante en las redes. Destaca que los seleccionados no solo son blogueros sino jóvenes que en sus redes sociales alcanzan influencia digital. Asegura que esta nueva tendencia fortalece las estrategias digitales para llegar a sus clientes y complementa a la publicidad normal, por lo que pronostica que el próximo año nacerán nuevos perfiles.

Carolina Karste, gerente de Marketing de Diageo, destaca que los “influencers” son un canal directo para llegar al consumidor. Pone de ejemplo una campaña de vino dirigida al grupo de los millennials, por lo que eligieron a jóvenes como José “Jota” Arias (instagramer); Samara Montero (youtuber), y Cristina Maag, entre otros.

Recomendaciones

Para tener un blog es necesario:

- Saber redactar y cómo gestionar una plataforma de blogs como Wordpress.

- Tener una preparación profesional sobre los temas a tratar.

- Actualizar el blog una vez a la semana.

- No descuidar la calidad de contenido visual que se genera.

- Elegir un tema específico de qué hablar para atraer un público puntual.

- No copiar lo que hacen los demás. Innovar siempre.