El Biess es la alcancia que salva la crisis de los jubilados

  Actualidad

El Biess es la alcancia que salva la crisis de los jubilados

El Gobierno convence a los maestros de recibir bonos al incluir al Banco del IESS como comprador de los papeles.

Respaldo. Varias organizaciones sociales llegaron ayer a los exteriores de la Asamblea Nacional para apoyar a los maestros en huelga de hambre.

Un acuerdo difícil de cerrar. Pese al anuncio que ayer hizo el Gobierno de que aplicará tres mecanismos para pagar los valores que están pendientes con los jubilados del sector público, la huelga de hambre de los maestros retirados se mantuvo inamovible en los exteriores de la Asamblea Nacional.

El documento escrito, con el acuerdo verbal que se logró la noche del lunes, era revisado hasta la tarde de ayer, punto por punto, y todavía no era posible firmarlo porque “se siguen encontrando inconsistencias”, le dijo a EXPRESO el dirigente de los docentes jubilados, Alfonso Yánez.

El primer punto de la propuesta del Gobierno señala que los que se acogieron a la jubilación antes de los 70 años recibirán un bono con plazos de entre 1 y 10 años. Desde hoy, el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) podrá comprar dichos bonos a quienes deseen negociarlos.

Yánez explicó ayer de dónde podrían salir los recursos para esta compra. “Llegamos a conocer que en el Biess habían guardados $ 1.200 millones, sin movimiento, en la caja del Banco Central (...) planteamos que de eso se tome lo que se necesita. El Gobierno hace un préstamo al BIESS, le paga con interés, y el dinero pasa al banco y nos pagan a nosotros”.

La medida solucionaría el reclamo actual. Pero para el exdiputado y activista de los derechos de los jubilados, Marco Proaño Maya, la compra no deja de ser una deuda más del Estado con la Seguridad Social a la que le debe una cantidad importante de dinero que todavía no puede ser cancelada.

“El IESS lo que va a hacer es lo mismo que hizo los últimos años. Acude al Biess, le pide que haga una reinversión para poder pagar estos reclamos, que sin duda son justos, y de esa manera se va sangrando las finanzas de la institución. Mucho me temo que esto se ponga insostenible en tres o cuatro años”, dijo Proaño.

El Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social informó ayer en la tarde que desde hoy podrá adquirir los bonos emitidos por el Ministerio de Economía y Finanzas, destinados a los pagos por incentivos jubilares, en las casas de valores legalmente establecidas en el país.

Según la tabla que hizo pública la entidad financiera, quienes retiren su dinero en el plazo de un año recibirán 98,93 % del valor del bono; a los cinco años el 91,88 % y si lo hace efectivo a los 10 años el 93,75 % del total del bono que, en promedio, es de $ 50.000.

El segundo punto hace referencia a la compensación por jubilación obligatoria. Ahí ambas partes acordaron que las personas, mayores de 70 años, que tengan algún tipo de discapacidad o enfermedades catastróficas el pago del incentivo jubilar se hará en efectivo. Las cuotas se pagarán en cuatro partes sucesivas, empezando este mismo mes. En esta situación se encontrarían unas 350 personas.

Hay un tercer punto que si bien el Gobierno lo anunció como parte del acuerdo, no convencía del todo a los jubilados que ayer cumplieron 15 días de huelga de hambre. La propuesta es que a los jubilados de 2008, 2009 y 2010 que recibieron apenas una parte de la compensación jubilar, se les entregue en el último trimestre del año $ 3.000.

El compromiso de las autoridades es que la diferencia sea incluida en el Presupuesto estatal del 2020. “Ahí pusimos una objeción. El pago no puede ser así porque estamos hablando de personas de edad, nos gustaría que nos paguen de una vez todo, pero tampoco estamos en una situación inflexible”, manifestó Yánez.

Entre los jubilados que plegaron a la medida de hecho todavía existía cierta confusión respecto a los acuerdos que lograron los dirigentes con las autoridades económicas. Algunos con solo escuchar la palabra “bono” mostraron su inconformidad. Sin embargo, dijeron que esperarán a ver cómo queda estructurado el documento final para definir si se mantienen en la huelga de hambre o la levantan.

El Gobierno aclaró que los valores que están pendientes con los jubilados corresponden a una compensación jubilar (pago único) que se acarrea desde 2008. Las pensiones jubilares que corresponden a $ 4.000 millones se siguen pagando mensualmente a cerca de 600 mil personas que se encuentran jubiladas. De esa suma, el Gobierno central asume $ 1.200 millones.