Actualidad

Bienvenida al 2017 alrededor del globo

Espectáculo. Fuegos artificiales iluminan el cielo cerca de las Torres Petronas, en Kuala Lumpur, Malasia, durante las celebraciones por el nuevo año.

Australia entró en 2017 con unos espectaculares fuegos artificiales en Sídney, con la asistencia de 1,5 millones de personas, mientras el resto del mundo aguardó la Nochevieja blindada por las medidas de seguridad.

Estas medidas, omnipresentes en la gran mayoría de ciudades del mundo tras un año plagado de atentados, no pudieron sin embargo impedir un nuevo ataque en Bagdad. Al menos 27 personas murieron en un doble atentado suicida en un mercado, reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI).

Desde Estambul a París, pasando por Orlando, Bruselas o Uagadugú, la lista de urbes golpeadas por ataques yihadistas fue muy larga en 2016.

A pesar de todo, millones de personas salían sucesivamente ayer, según sus diferencias horarias, a las calles de Oceanía, Asia, Oriente Medio, África, Europa y América para festejar la llegada de un año plagado de incertidumbres políticas y geopolíticas.

En Sídney el espectáculo de medianoche (08:00 del sábado) rindió homenaje a grandes estrellas del espectáculo que desaparecieron en 2016, como el británico David Bowie o el estadounidense Prince. Unos 2.000 policías adicionales fueron desplegados tras la detención de un hombre por “amenazas vinculadas con la Nochevieja”.

Indonesia también dijo haber abortado un proyecto de atentado de un grupo ligado al EI en Navidad en Yakarta y decenas de personas murieron en los últimos días en Filipinas en ataques atribuidos a yihadistas.

En Nueva York, 165 vehículos “bloqueadores” -como camiones de la limpieza- fueron colocados en “lugares estratégicos” y principalmente en las inmediaciones de Times Square, donde se esperaba que más de un millón de personas asista a la tradicional caída de la bola que anuncia el cambio de año.

Las autoridades temían en especial la posibilidad de un ataque mediante vehículos contra la multitud durante las fiestas de Nochevieja. Fue el caso en Niza (86 muertos el 14 de julio) y Berlín (12 muertos el 19 de diciembre), donde los atacantes utilizaron camiones.

En Berlín, las autoridades colocaron bloques de hormigón y vehículos blindados en las arterias que conducen a la Puerta de Brandeburgo.

La canciller alemana, Ángela Merkel, utilizó su mensaje de fin de año para asegurar a la ciudadanía, con inédita convicción, que Alemania es más fuerte que el terrorismo y que su gobierno hará todo lo que esté en sus manos para mejorar la seguridad, con nuevas leyes.