Barcelona allana la ruta hacia el titulo

  Actualidad

Barcelona allana la ruta hacia el titulo

Barcelona goleó ayer 3-0 a Delfín y tachó un partido más en su lista de obstáculos que termina en el decimoquinto trofeo del club guayaquileño.

Celebración. Los jugadores de Barcelona festejan el tanto que cerró la goleada en el Monumental, gracias a un zapatazo del extremo izquierdo, Marcos Caicedo (d). Pedro Pablo Velasco (i) se une al refuerzo amarillo.

Barcelona goleó ayer 3-0 a Delfín y tachó un partido más en su lista de obstáculos que termina en el decimoquinto trofeo del club guayaquileño. Con expulsados y un portero visitante inspirado, los dueños de casa encontraron precisión en el segundo tiempo para mantener el invicto en el ‘Coloso’ del Salado.

Hay partidos complicados, cerrados, ayer en el Monumental Barcelona afrontó uno contra un club necesitado y que no quiere regresar a la Serie B del balompié nacional.

Delfín planteaba incomodidad y, con la ausencia de una salida limpia antes de cruzar la mitad de la cancha, el Ídolo sufrió para conectarse con sus revulsivos en el ataque.

Richard Calderón no complementaba el gran trabajo de Gabriel Marques. El brasileño recuperaba y daba fluidez, pero en el primer pase, no aparecía Calderón para asociarse y trasladar. Se lo extrañaba a Matías Oyola.

El Ídolo, en el primer tiempo, no pudo hacer honor a su precisión. Tuvo cuatro oportunidades claras de anotar, de cara al arco, pero Pedro Ortiz era una barrera en el pórtico manabita. Atajó todo.

El complemento iba a mostrar a un dueño de casa determinado a gritar un gol, en un estadio totalmente amarillo.

Mayor presión de los atacantes y mantener la pelota, esa era la tarea, pero Delfín no daba tregua. Costaba romper las líneas del cetáceo y fue allí cuando apareció un futbolista que atraviesa un gran momento: Pedro Pablo Velasco.

Un gol no programado que le daba aire al puntero y obligaba a los visitantes a buscar el resultado.

La polémica expulsión de Anderson Ordóñez comprometió a los canarios. Delfín se inclinó a buscar el empate y en su mejor momento, el arponero canario, Jonatán Álvez, dio la tranquilidad a la casa amarilla.

El árbitro, Diego Lara, volvió a mostrar otra cuestionada roja a Marcos Cangá y dejó a ambos con 10 futbolistas en cancha.

Los toreros tenían los tres puntos en el bolsillo y Marcos Caicedo cerró la goleada.

Barcelona pasó de la tensión a la claridad. El gol de Velasco marcó la ruta, no solo a la victoria, también a la ‘15’.