Barcelona y un 2017 agridulce

  Actualidad

Barcelona y un 2017 agridulce

Luego de ilusionar a su hinchada con una gran Copa Libertadores, el Ídolo cierra el año con un golpe adverso en lo deportivo y económico.

Ausente. Almada no fue a la última rueda de prensa al término del choque ante Macará.

Ni el barcelonista más pesimista se esperaba un desenlace de año como este. Sin títulos, sin final de Copa Libertadores y perdiendo el boleto, que ya estaba en manos del Ídolo, a la siguiente edición ante el recién ascendido Macará de Ambato, en casa.

Pero estos resultados no solo apalean los ánimos o el honor del hincha, pues también se altera la planificación de los dirigentes, sin un trofeo en sus manos y sin el paso a Libertadores.

“No ir a Libertadores no trastoca las conversaciones con jugadores, (pero) sí el presupuesto que había diseñado la comisión financiera. Es un golpe futbolístico y económico tremendo. La realidad es dura, pero hay que ser valientes y asumirla”, explicó Carlos Alejandro Alfaro Moreno, vicepresidente deportivo del club, tras cerrar el campeonato nacional 2017.

Si bien llegar a semifinales de la Libertadores fue una evolución tremenda para el club en su anhelo de imponer su nombre entre los grandes de América como en sus mejores años, ir a la Copa Sudamericana merma las aspiraciones incluso a la hora de seducir y contratar a nuevos futbolistas.

Mientras que en la Copa Libertadores el campeón se embolsa $ 8,8 millones (desde la primera fase, previa a la ronda de grupos), el rey de la Sudamericana gana como máximo $ 4,9 millones, un valor semejante al que ingresó a las arcas del Ídolo por llegar hasta las semifinales ante Gremio (sumó $ 4,75 millones).

Según Aquiles Álvarez, presidente de la Comisión de Fútbol de Barcelona, “en dos semanas ya tendremos el plantel definido para el 2018”, en el que “iremos por el campeonato local”, y podrán buscar su primer título internacional en la ‘Otra Mitad de la Gloria’, como se define a la Copa Sudamericana.

Lo positivo de la temporada

1. Tras 19 años

Lo mejor del 2017 fue la presentación destacable del club en Copa Libertadores, dejando en el camino a Santos, Palmeiras, Atlético Nacional, Estudiantes de La Plata y derrotando a Gremio en su casa, en semifinales, instancia que no disputaba desde 1998.

2. Su economía

Ganar casi cinco millones en premios por Libertadores, más otros dos por taquilla, significó una remuneración importante para un club que sigue con un déficit económico. De $ 32 millones, la institución ha bajado la deuda a $ 9 millones.

3. Más socios

Cuando llegó la dirigencia actual, Barcelona contaba con solo 2.000 socios en la institución. Luego de dos años al mando con su nuevo programa, ya suma más de 18.000 socios, según comunicó Héctor Rugel, encargado de este departamento.

4. Quito, su fuerte

Barcelona hizo una campaña casi perfecta en la capital del país. Allí no perdió ningún partido, ganó cinco veces y empató la misma cantidad. Al único club que no le pudo ganar fue a Liga de Quito en el estadio Casa Blanca.

5. La base

A pesar de que no se ganó ningún título, el plantel de Barcelona demostró que sigue consolidando jugadores jóvenes, como Xavier Arreaga, Erick Castillo, Darío Aimar, entre otros. Es clave la continuidad de Guillermo Almada.

Lo negativo de la campaña

1. Sin revancha

La eliminación de Copa Libertadores en ‘semis’ dejó un sabor amargo, pero la idea era tener una revancha el año entrante, cosa que será imposible para Barcelona, quien no pudo sumar ante Macará y deberá disputar Copa Sudamericana por octava vez en su historia.

2. Mal en casa

En 2016 Barcelona solamente cayó en el Monumental ante Emelec a dos fechas de que culmine el campeonato. Sin embargo, en esta campaña dejó de ser su fortín. De los 22 juegos en condición de local, el Ídolo empató cinco y perdió la misma cantidad.

3. Torneo local

El Ídolo que se presentaba en Copa Libertadores era uno totalmente distinto al del campeonato nacional. Sus pobres actuaciones en muchos cotejos le pasaron factura en el desenlace de la tabla acumulada. Además, dejó ir lo que hubiese sido su tercer bicampeonato.

4. Intermitencia

Elementos que fueron vitales para conquistar el título en 2016, no fueron los mismos en esta temporada. Damián Díaz inició el 2017 entre lesiones y enfermedades que mermaron su rendimiento. Otro que nunca mantuvo su nivel fue Ely Esterilla.

5. Deuda a boca

Barcelona perdió seis puntos por una sanción de la FIFA, luego de no cancelar los valores a Boca Juniors por el fichaje de Damián Díaz. Si bien la operación la generó la dirigencia anterior, esta no pudo remediar una reducción inminente.

Los protagonistas

José F. Cevallos, presidente de Barcelonahabrá correctivos

Habrá correctivos

“Fue un año bueno. Luego de 19 años estuvimos en semifinales de Copa Libertadores y queremos estar siempre en este torneo internacional. Hoy lastimosamente no lo estamos. Hay que tomar decisiones y corregir ciertos temas casa adentro para preparar el equipo 2018. Las malas administraciones anteriores dejan secuelas que nos pasaron factura”.

C. Alfaro Moreno, vicepresidente deportivo de BSC

Un desenlace inesperado

“Hay esta sensación de bronca por cerrar de esta manera. Ya tenemos que trabajar con Guillermo (Almada) para armar un gran Barcelona 2018. Nos quedamos con un sabor amargo con la no clasificación a Copa Libertadores. Hay que borrar esa imagen, hemos cerrado un mal campeonato, ninguno va a festejar nada y vamos a trabajar en el equipo”.

Aquiles Álvarez, presidente deportivo de BSC

Objetivo truncado

“Estamos dolidos, no hay ninguna excusa, la realidad es que no conseguimos el objetivo. Es una vergüenza no poder ganar de local y no clasificar a Copa Libertadores. El balance final es que el 2017 no es bueno para Barcelona, pese a la Copa. En el 2018 tenemos que pelear el campeonato. Seguimos confiando en el cuerpo técnico y los jugadores”.