La banca se cuida del credito de consumo

  Actualidad

La banca se cuida del credito de consumo

Es tiempo de prudencia. El sistema financiero busca mecanismos de protección para sus operaciones. El primer paso es blindar la entrega de créditos de consumo.

La banca se cuida del crédito de consumo

Es tiempo de prudencia. El sistema financiero busca mecanismos de protección para sus operaciones. El primer paso es blindar la entrega de créditos de consumo.

El Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) dio el ejemplo. Su cartera de quirografarios para este año, como dijo EXPRESO ayer, es un 27,5 % más baja que la de 2015. La entidad incluso subió su tasa de interés de 9,75 % a 11,07 % desde marzo. El objetivo, según las autoridades, es disminuir las deudas para adquirir artículos de consumo.

Si bien la banca privada, en conjunto, no dispuso una reducción de operaciones, sí busca más garantías antes de desembolsar préstamos. EXPRESO recorrió varias entidades y encontró, por ejemplo, nuevos requisitos de aprobación.

En el Bolivariano, el interesado debe tener una cuenta de ahorros o corriente por, al menos, seis meses antes de pedir un crédito. La entidad, contó América Matango, asesora de Banca de Personas, evalúa el comportamiento de esa cuenta y así se define el monto de deuda posible. Lo mismo pasa en el Pacífico: el solicitante debe tener una cuenta activa por seis meses o más.

El plazo para cancelar también se modificó en algunos casos. El Pichincha ofrece hasta 24 meses. Aunque si son préstamos preaprobados puede llegar a 36 meses. Otras instituciones financieras solo otorgan doce meses de plazo.

En la lista de requisitos se incluyó, además, un “mecanizado del IESS”. Es decir, un historial impreso de los aportes, créditos y operaciones que tiene el aspirante dentro del Seguro Social. Esto, según los agentes bancarios, para calcular la capacidad de pago.

Dependiendo del monto solicitado y de la entidad financiera, también hay cambios en los garantes. El Banco del Bank exige esa figura si el préstamo supera los 10.000 dólares y el interesado no tiene bienes.

Según la Asociación de Bancos Privados, hasta abril, la banca tuvo un saldo de créditos de consumo de 5.968 millones de dólares. El segmento tiene diez meses de números negativos en la cartera por vencer.