Balance con incertidumbres

  Actualidad

Balance con incertidumbres

Al finalizar un año es oportuno efectuar un balance de lo positivo o negativo sucedido. Ecuador tiene pocos motivos para sentirse optimista, la incertidumbre en el futuro es su mayor certeza. Alegra observar la madurez cívica de Chile, con la transición civilizada de un gobierno a otro de diferentes ideas, eso es democrático.

Existe un notorio cambio en el país con el nuevo gobierno. Se percibe la decisión de acabar con autoritarismos, abusos, agravios, restaurar la institucionalidad, fundamentos de una democracia. Está pendiente terminar con prebendas exclusivas de un partido único, como aconteció la década pasada. Con igual decisión se está enfrentando la corrupción. Complace conocer la contratación de auditorías internacionales avaladas por la ONU, suscritas por el Ministro de Hidrocarburos, en cinco multimillonarios proyectos cuestionados de esa Secretaría de Estado, así se evita que los involucrados en corrupción aleguen persecución política.

Falta mucho por esclarecer, lo que se ha conocido es por indagaciones de la justicia norteamericana, que detectó el putrefacto manejo del fútbol, los sobornos confesos de Odebrecht. Igualmente ayudó la investigación periodística de los “Panama Papers”. Debe perseguirse recuperar el dinero que por coimas, sobreprecios, aumento de volúmenes de obras o adquisiciones, han perjudicado a todos los ecuatorianos. Los ciudadanos honestos deben contribuir con denuncias concretas y con el seguimiento a la ruta del dinero mal habido.

Hay la sensación de que la condena al vicepresidente es el inicio de contar con una justicia independiente, que investigue y sancione sin presiones o sesgos a los culpables de delinquir o asaltar los recursos públicos. Es horripilante saber que se han nombrado profesores pederastas; las violaciones a niños son actos de perversión increíbles, inhumanos.

Se espera que se defina el destino de una ley de comunicación persecutoria, superar una difícil situación económica con indicadores negativos, incluyendo un excesivo endeudamiento público. No enfrentar estos problemas acentuará la incertidumbre futura.