Baja votacion en Nicaragua

  Actualidad

Baja votacion en Nicaragua

Los nicaragüenses acudieron ayer a las urnas en un ambiente de calma y baja participación, en unas elecciones polémicas por la ausencia de observadores internacionales y el abrumador dominio del presidente Daniel Ortega para su tercer mandato consecuti

Atención. Un agente se dispone a votar en un centro de Managua.

Los nicaragüenses acudieron ayer a las urnas en un ambiente de calma y baja participación, en unas elecciones polémicas por la ausencia de observadores internacionales y el abrumador dominio del presidente Daniel Ortega para su tercer mandato consecutivo.

La mayoría de los centros de votación lucieron medio vacíos hacia el mediodía. Grupos de la oposición habían llamado a no votar para “deslegitimar” unas elecciones de las que fueron excluidos por un fallo de la justicia, una convocatoria desestimada por las autoridades.

“He recorrido en León, muchos centros de votación y la (ausencia) de gente confirma que (la) abstención es altísima. Ya no hay forma de inventar votos en la farsa”, dijo el exdiputado opositor Carlos Langrand.

Él es uno los 28 opositores que perdieron su escaño por oponerse a una sentencia judicial que los despojó de la dirigencia del Partido Liberal Independiente (PLI) para colocar a un supuesto aliado de Ortega.

Imágenes de televisión desde el Caribe y las comunidades por donde pasará el proyecto de canal interoceánico mostraron poca presencia de votantes en las mesas electorales.

Los comicios han estado dominados por Ortega, quien cumplirá 71 años el 11 de noviembre y disfrutaba de una amplia ventaja: según las últimas encuestas, contaba con el 69,8 % de los votos, bajo la bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), muy por encima de los cinco candidatos de pequeños partidos derechistas.

El mandatario lleva a su esposa y mano derecha Rosario Murillo como candidata a la vicepresidencia. Hasta el cierre de esta edición, a las 18:00, no se había informado sobre la hora en que acudió a votar.

La oposición, que calificó las elecciones de una “farsa”, busca impedir que Ortega, quien controla todo el aparato estatal, instaure una nueva dinastía en el país similar a la Somoza, familia que rigió los destinos de Nicaragua entre 1934 y 1979.

Antes del cierre de urnas, previsto para las 18:00, el Consejo Nacional de Universidades, uno de los organismos locales que fue acreditado para observar la elección, destacó la tranquilidad del proceso.

“Las fotografías y los vídeos indican una amplia participación. De cifra no queremos hablar por ahora”, dijo su presidente Telémaco Talavera.

El jefe del ejército, general Julio Avilés y la directora de la policía, Aminta Granera coincidieron en que en todo el país había tranquilidad.

El presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas, anunció que el reporte de resultados estaba previsto para entre las 21:00 y 21:30 (tras el cierre de esta edición).

Los nicaragüenses también debían elegir 90 diputados de la Asamblea y otros 20 del Parlamento Centroamericano.

Observación Lugo- Zelaya

El expresidente de Paraguay Fernando Lugo, uno de los cinco exmandatarios de la región invitados a presenciar los comicios, calificó ayer de “positiva” la jornada electoral en Nicaragua. “He visto la movilización de la gente con absoluta tranquilidad y normalidad”, dijo.

El expresidente de Honduras Manuel Zelaya, que coincidió con la apreciación de Lugo, felicitó al pueblo nicaragüense por votar “abierta y pacíficamente.