El aula de hoy

  Actualidad

El aula de hoy

Según las propuestas de cada tiempo y conforme a las circunstancias de la sociedad que las vive, el aula, como centro de la acción educativa, también ha de adecuarse a los objetivos del modelo formativo que vive y a las necesidades culturales y climáticas de donde se radica.

Como dijimos en entrega anterior, el aula del presente propone lo que antes se llamó “trabajo en equipo” y que hoy se nomina como trabajo colaborativo, dada la necesidad de integrar a los pares para que estos no sean entes aislados, egoístas, cazadores de éxito y tenaces competidores. La búsqueda de la resolución de casos, el desarrollo de proyectos, supone un aula que invite a los alumnos a mirarse entre sí, a sumar ideas, a criticar positivamente y a tolerarse en sus diferencias y desacuerdos.

La necesidad de movilidad del alumno de hoy y el requerimiento urgente de que cambie de posturas para que aprenda a manejar ágilmente su cuerpo, provoca también propuestas de mobiliarios diversos, de espacios distintos por los que rote en su necesidad de interactuar aún dentro de la misma clase.

En sociedades en las que los pisos, como se conoce a los departamentos de habitación, son pequeños en metros cuadrados y el espacio es casi un lujo, se ha volcado la atención en la macroaula, de ambiente amplio, que por sí sola genere en el estudiante la sensación de impacto.

En climas de cuatro estaciones, en los cuales las clases van entre el otoño, invierno y primavera, la desesperación por la luz ha llevado a desarrollar el aula vidriera, para aprovechar la iluminación natural en su máxima expresión.

Pero una vez más, lo local y el entorno marcan para nosotros, ubicados en el trópico. Por ejemplo, en nada ganaría una institución asentada entre la naturaleza -o en campus de un fuerte entorno ecológico- con llevar esta al aula, cuando lo lógico sería llevar al alumno junto a la naturaleza, para que aprenda entre ella y desde ella.

El aula de hoy también ha de ajustarse a la necesidad del alumno que la vive.

El aula no es calabozo del aprender y la escuela toda ha de enseñar.