ATM: El uso de taximetro, en manos de la nueva alcaldesa

  Actualidad

ATM: El uso de taximetro, en manos de la nueva alcaldesa

La revisión de la tarifa y el control a la informalidad están entre las exigencias del taxismo. El censo, que comenzó en julio de 2018, aún no tiene cifras definitivas

Medidas. Tener buenas condiciones mecánicas es uno de los requisitos de los taxis para aprobar el censo.

El uso del taxímetro en Guayaquil se sigue postergando. Según la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), el tema ahora queda en manos de la alcaldesa electa, Cynthia Viteri, quien será posesionada a mediados de mayo.

La tarifa de arranque es de 35 centavos y está vigente desde hace 15 años. Su revisión es uno de los pedidos y la excusa del gremio amarillo para no usarlo, por lo que los usuarios deberán seguir negociando con ellos el valor de la carrera.

Aunque el año pasado se habló de un estudio para fijar una tarifa que incluso no iba a ser mayor que la de Quito, el jefe de Transporte Público de la ATM, Fernando Amador, confirmó ayer a EXPRESO que la decisión queda en manos de la nueva autoridad municipal.

“La nueva tarifa dependerá de la nueva alcaldesa”, puntualizó el funcionario, quien sostiene que la idea es contar con un valor que satisfaga tanto al taxista como al usuario.

Así, la regularización del taxismo continúa siendo un tema pendiente en Guayaquil. El censo y el control de la informalidad siguen en espera.

El 7 de diciembre de 2018 finalizó el periodo del censo de taxis que estableció la ATM. Determinó en unas 9.600 las unidades que disponen de los sellos del Registro Único de la Autoridad de Tránsito (RUAT).

Sin embargo, esa cifra no es definitiva. El próximo mes, la entidad guayaquileña efectuará un alcance del estudio para confirmar la demanda real.

Según el Plan Taxi Seguro, en la ciudad circulan cerca de 11.000 automotores amarillos.

Carecer del permiso de operación, reponer las unidades antiguas y tener todos los implementos necesarios para el vehículo son algunos de los motivos por los que los taxis no aprueban el censo. Otro de los requisitos es la utilización de una aplicación autorizada por la ATM, como Un Taxi, Taxinet, Sedotaxi, Atagtaxi y Nekso.

José Pasochoa llevó ayer su nuevo taxi al centro de revisión técnica vehicular del kilómetro 10,5 de la vía a Daule, para reemplazar en el registro el viejo automotor que fue su herramienta durante cinco año.

“El censo es importante porque nos mostrará una realidad”, indica Pasochoa, tras comentar que fueron seis meses de trámite y una fuerte inversión para lograr su objetivo.

Su colega Fernando Ramírez no está optimista con el proceso. “Esa disposición nos quita tiempo y dinero para controlarnos aún más, mientras que con los conductores informales no pasa nada”.

El presidente de la Unión de Taxistas del Guayas, George Mera, espera que el censo sea el punto de partida para contrarrestar a los informales que, según el gremio, los superan tres a uno. Ese reclamo ha motivado movilizaciones del gremio.

Más que la tarifa, para el titular del grupo Poder Amarillo, Buster Maldonado, se debe atacar a la informalidad. “Es la única garantía para quienes hemos cumplido con la legalización, porque actualmente es una competencia desigual”.

Los usuarios, en tanto, tienen otra visión. El dirigente de la organización Tejido Social de Guayaquil, Gelacio Mora, opina que la nueva administración municipal deberá promover la legalización de otras unidades “porque los ecuatorianos tenemos derecho al trabajo, además de que la actual cantidad de taxis regulados no cubre las necesidades de la ciudad”.

De igual modo, en redes sociales se ha criticado la negativa de los taxistas a usar el taxímetro y aceptar la competencia de los sistemas Uber y Cabify.

EL DETALLE

Manifestaciones. Plantones masivos y caravanas fueron algunas de las medidas que han aplicado los taxistas para pedir el control a la informalidad.

LA CIFRA

2.000 taxis es la cantidad de unidades que, se calcula, aún no cumplen el censo.

VOCES

He cumplido con todas las exigencias de la ATM. Espero que no sea un pasatiempo, porque por el censo perdí un día de trabajo, que me representó cuarenta dólares.

Ángel Lombeida, taxista

El censo de los vehículos es indispensable porque nos permitirá conocer una realidad. Esperamos que sirva para contrarrestar a la informalidad, que cada vez gana terreno.

Luis Castillo, taxista

La tarifa de arranque que exigen los taxistas podrá aumentarse siempre que haya el compromiso de mejorar el servicio y se cumpla con la utilización del taxímetro.

Luis Neira, usuario