La Asamblea relega los temas importantes

  Actualidad

La Asamblea relega los temas importantes

Se siguen dejando de lado los códigos de Salud y de la Democracia. Están pendientes los procesos de fiscalización.

La Ley Orgánica de la Función Legislativa (LOFL) determina que es facultad del presidente de la Asamblea Nacional, en este caso César Litardo, establecer los órdenes del día.

La deuda se mantiene. Han pasado más de dos semanas para que la Asamblea Nacional se reúna. Sin embargo, la agenda de trabajo sigue siendo intrascendente, no topa los temas de interés y se sigue relegando incluso el cumplimiento de la agenda parlamentaria que ofreció aprobar el presidente de la Legislatura, César Litardo.

A su regreso, cuando ya han pasado tres días de las protestas, el pleno del parlamento se reunió para tratar la crisis que vivió el país por las manifestaciones en contra de las medidas económicas. Hubo una resolución de apoyo a la institucionalidad y al Estado de Derecho. Muchos legisladores, durante el debate de la tarde y noche del miércoles, recalcaron que la discusión era tardía.

Luego el jueves se trató en segundo debate la Ley de Turismo, sobre la base de un informe que estuvo listo desde el 2013. La ministra de Turismo, Rosi Prado de Vallejo, antes del debate dijo ante los medios de comunicación que la propuesta de ley era obsoleta, “ya que el turismo es dinámico, y se estaba preparando una nueva ley para enviarse a la Asamblea y no debería debatirse”.

El discurso de la secretaria de Estado caló en los legisladores, que perdieron el tiempo en instalarse y escuchar el informe, para resolver que el proyecto regrese a la Comisión de Desarrollo Económico, para “trabajar” en una nueva propuesta más actualizada para su tratamiento. A renglón seguido, los asambleístas tramitaron y aprobaron en segundo debate la reforma a la Ley de Energía Eléctrica, por la cual se exonera del pago de la energía eléctrica a los escenarios deportivos públicos.

Pero ¿qué pasa con el Código de la Salud, que está solo para votación desde hace varios meses; las reformas al Código de la Democracia; los cambios a la Ley Orgánica de la Función Legislativa, que tiene informe para segundo debate desde mayo; y el Código de Seguridad?

Leer: Las reformas tributarias llegan este viernes a la Asamblea

Lo legislativo no es lo único que no camina en la Asamblea. Sigue paralizada, desde hace cinco meses, la Comisión de Gobiernos Autónomos, porque no se acepta a sus autoridades. La Comisión de los Trabajadores al fin logró sesionar, pero no puede concretar la elección de sus autoridades. Solo aprobaron una agenda de trabajo para menos de un mes.

Sin olvidar que el Parlamento tiene procesos de fiscalización pendientes contra los ministros de Finanzas, Richard Martínez, y de Gobierno, María Paula Romo.

¿Qué hacer? “Es una deuda vencida. El pueblo con justa razón desconfía de la Asamblea. Debemos comprometernos a trabajar y sesionar con intensidad y seriedad para aprobar leyes importantes pendientes. El pleno y las comisiones deben sesionar de lunes a viernes permanentemente. De la mano, acelerar los procesos de control político pendientes y los derivados de los sucesos recientes”, manifestó a Diario EXPRESO el asambleísta Henry Cucalón (PSC).

Para la asambleísta Lourdes Cuesta, es hora de tomar decisiones y ponerse a trabajar. Reconoce que la próxima semana será aún más complicada porque llega la reforma tributaria y el veto al Código Orgánico Integral Penal (COIP), que tienen plazo establecido para su tratamiento: treinta días.

“Hay un sinnúmero de prioridades que esperan el sueño de los justos, más aún cuando el país necesita debatir temas importantes que coadyuven en una agenda de país, no en una agenda de Gobierno”, dijo el asambleísta Juan Cristóbal Lloret (RC).