Aprender a callar

  Actualidad

Aprender a callar

Posiblemente las más certeras frases sobre la política han salido de las voces de dos de los más grandes cómicos del cine norteamericano Julius Henry Marx (mejor conocido como Groucho) y Woody Allen. Groucho Marx decía que “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”, mientras para Woody Allen “La vocación de cada político de carrera es hacer de cada solución un problema”. Para el escritor y diplomático mexicano Marco A. Almazán, en cambio, la política era “...el arte de impedir que la gente se meta en lo que sí le importa”.

Próximos a dar inicio una nueva contienda electoral que nos dejará saturados de buenas intenciones, de palabras vacías, de promesas y más promesas, y de grandes ofrecimientos de salvar a la patria, me permito dar las siguientes sugerencias a los políticos de nuestro país:

1. A veces es mejor callar que hablar más de la cuenta. En el siglo XVII el dramaturgo y poeta español Pedro Calderón de la Barca sugería “O calla o di algo que mejor que callar sea”.

2. En la misma línea de pensamiento el escritor y periodista norteamericano Mark Twain sugería que era “...mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda”, aunque no fue nada original al decirlo, ya que Abraham Lincoln había dicho algo muy parecido: “Mejor es callar y que sospechen de tu poca sabiduría que hablar y eliminar cualquier duda sobre ello”. Albert Einstein en una carta dirigida en 1920 a su amigo el matemático y físico alemán Max Born, arrepintiéndose de haber publicado un artículo contra el físico nazi Philipp Lenard, le escribió: “Todo el mundo tiene que sacrificarse de vez en cuando en el altar de la estupidez”.

Y para los votantes sugiero atender la recomendación que daba el financista y filántropo Bernard M. Baruch, quien fue además asesor de los presidentes norteamericanos Woodrow Wilson y Franklin Roosevelt: “Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione”.

colaboradores@granasa.com.ec