La antitesis del chifa

  Actualidad

La antitesis del chifa

Así nació News Thai, un local de comida que abrió el 25 de abril pasado en pleno centro de la ciudad, con la única intención de ‘arreglar’ la subcultura gastronómica que los chinos han implantado alrededor de la gastronomía de su país: el chifa y el ch

Los chefs. Lin Han, centro, junto a Pan Zhang Liang y Lin Zhi Yuan, son los dueños y cocineros.

Cuando hace doce años Lin Han arribó a este país, aspiraba a convertirse en el mecánico más avanzado de la ciudad. Para concretar esta aspiración había enviado con anterioridad dos contenedores repletos con equipos de alta tecnología. Pero aquel proyecto se hizo humo cuando el cargamento desapareció junto con los ecuatorianos que tramitaban su desaduanización.

Frente a ese escenario desolador, este xinjianés no se cruzó de brazos ni se echó a morir. Decidió dedicarse a lo que la mayoría de sus paisanos se dedican en esta ciudad: montó primero una importadora y luego un chifa. Pero ambas actividades no llenaban la aspiración de este joven emprendedor. Es por eso que hace un año se asoció con tres coterráneos más para fusionar aquellos conocimientos que más lo emocionaban: el saber arreglar y la cocina.

Así nació News Thai, un local de comida que abrió el 25 de abril pasado en pleno centro de la ciudad, con la única intención de ‘arreglar’ la subcultura gastronómica que los chinos han implantado alrededor de la gastronomía de su país: el chifa y el chaulafán.

“Queremos mostrar todos los conocimientos que hay detrás de nuestra tradición alimenticia”, dice Pan Zhang Liang, otro de los inversionistas que se sumó a este proyecto para ubicarse detrás de la cocina.

El otro es Lin Zhi Yuan, este último acaba de desembarcar en Guayaquil. Junto a Zheng Zhong, otro de los asociados, son cocineros en España, donde se calcula que hay unos 200 mil chinos. “Zheng nos guió en darle forma al proyecto”, dice Han. “Él tiene 30 años de cocinero en Europa”.

Seis meses le dedicaron a la elaboración del menú. La idea era tomar la mayor distancia del chaulafán y del chifa. “No queríamos que dijeran: otro chifa”, agrega Han. Para esto recurrieron a la esencia de la tradición gastronómica del país asiático. “Tenemos reglas. Nuestra comida es muy nutritiva”, dice Pan Zhang Liang.

Sobre esto, Fu Ming Zhu, quien preside uno de los gremios locales de migrantes chinos en la ciudad -y en su momento administró cinco chifas de manera simultánea-, dice que la tradición impone que la comida esté compuesta de un tercio de carnes (puede ser res, aves, mariscos o cerdo) y dos tercios de vegetales.

Precisamente esa fórmula determinó la elaboración de los once combos -menús- que presenta el restaurante ubicado en la acera oeste de las calles Córdova y 9 de Octubre, diagonal a la plaza e iglesia de San Francisco.

También aplica otra norma esencial: se relaciona con el color, los sabores y la presentación. Cada plato se elabora con ingredientes que muestran una variedad de matices. La suma de especias regionales -se importan cerca de 15-vegetales y carnes, constituyen parte de los atributos con los que este grupo de chefs intenta rehacer la imagen de la cultura gastronómica de su país y del continente asiático.

El menú reúne platos de China, Tailandia, Japón e Indonesia.

¿Que cómo les va? En la apertura tuvieron cerca de 100 comensales. En la última semana, esa cifra superaba los 250 clientes por día.

“Creo que vamos bien y ya no pienso en ser mecánico. Me siento mejor preparando platos que no tienen nada que ver con un chifa”, dice Lin Han.