Así fue el ambiente en la Policía antes de que 'rodaran' cabezas

  Actualidad

Así fue el ambiente en la Policía antes de que 'rodaran' cabezas

El encuentro entre la cúpula de la institución y medios de comunicación se dio en la Comandancia.

Patricio Carrillo
Ministro del Interior, Patricio Carrillo, en foto de archivo.Cortesía

Hubo contrastes durante la reunión de los altos mandos de la Policía el 23 de septiembre de 2022. Al interior de un salón del piso número seis de la Comandancia, ubicada en la avenida Amazonas, en el norte de Quito, había tensión, nerviosismo, incertidumbre...

aa668b171c2117b201874eb4ec9a696e8cd0b471w

Guillermo Lasso pide la dimisión de Patricio Carrillo

Leer más

Afuera, todo transcurría con normalidad. La vigilancia policial en los exteriores del edificio era reducida. Apenas, un par de uniformados custodiaban la puerta. Pues en realidad, muy pocos sabían que, en ese lugar, la cúpula de la institución y un minúsculo grupo de periodistas estaban reunidos en torno al caso de María Belén Bernal.

Los temas a debate: el asesinato de la abogada, la búsqueda del responsable y las 'cabezas' de la Policía que se desvincularían por el mal manejo del caso. En ese momento, solo ellos sabían que el presidente Guillermo Lasso cesaría de sus funciones al ministro del Interior, Patricio Carrillo, y que el comandante general Fausto Salinas tenía una semana para ubicar al teniente Germán Cáceres, esposo de Bernal y principal sospechoso. De lo contario, correría con la misma suerte.

Y mientras al interior el tema era serio, afuera el 'desfile' de oficiales y tropa era constante. Pero, en la recepción de la Comandancia, la consigna de los guardias no era otra que mantener una buena imagen institucional. "Póngase la cristina (gorra del uniforme), afuera están los medios de comunicación", repetía una y otra vez la subteniente que permanecía en el umbral.

María Belén Bernal

Guillermo Lasso evalúa baja de mando policial por asesinato de María Belén Bernal

Leer más

Pasado el medio día, el 'paseo' de los policías dio un giro. Dejaron de entrar y salir cargados de papeles y carpetas. Las bolsas con contenedores plásticos con comida se hicieron parte del atuendo. Era hora del almuerzo.

Dos días antes, ese edificio de vidrios polarizados quedó cubierto de los volantes con las fotos del teniente Cáceres, que estaban acompañados con la palabra prófugo. Sin embargo, el día de la reunión habían desaparecido. Pero, en la calzada, con tinta color lila, aún se leía las frases "Femicidas" y "Ni una menos" que los manifestantes pusieron durante un plantón.

El grupo estuvo reunido por más de dos horas. A la salida, nadie se atrevió a dar detalles del diálogo que se mantuvo al interior. Algunos cargaban un folleto con una, muy minuciosa, línea de tiempo: desde la desaparición de Bernal, el pasado 11 de septiembre, hasta el hallazgo del cuerpo, 11 días más tarde.

Poco a poco, los generales y hasta el ministro Carrillo fueron dejando ese edificio. Los vehículos con vidrios polarizados y resguardados por motocicletas partieron en caravana con dirección al sur. Ninguno de los oficiales quiso pronunciarse respecto al encuentro.

Pasadas las 21:00 todo el Ecuador escuchó las resoluciones del presidente Guillermo Lasso.