Allanan 18 casas en ‘Guayaquil Chiquito’

  Actualidad

Allanan 18 casas en ‘Guayaquil Chiquito’

Estrategia. Los policías se ubicaron en cada vivienda intervenida.

De un solo golpe, 18 viviendas del sector 2 de la cooperativa Santa Martha de Santo Domingo de los Tsáchilas fueron allanadas la tarde del jueves, en una operación policial que duró cuatro horas.

Agentes antinarcóticos acompañados de canes adiestrados se apostaron en cada una de las casas que estaban en la mira, con el objetivo de encontrar estupefacientes.

El radio de acción abarcó las calles José González y César Dávila, sector conocido como ‘Guayaquil Chiquito’, donde los moradores se sorprendieron de ver a tanto uniformado.

Santiago Lozada, jefe de la unidad en Santo Domingo, informó que investigaciones previas permitieron identificar que en esa zona hay organizaciones dedicadas al microtráfico. “Hemos hecho seguimiento y tenemos información de que hasta usaban a niños para que entreguen la droga a los compradores”, reveló.

Durante las requisas hallaron lo que buscaban: sustancias, presumiblemente marihuana y cocaína, para ser vendidas al menudeo a consumidores. Cinco personas fueron detenidas y además se incautaron celulares, un reloj, dinero en efectivo y una balanza.

Lozada aseguró que al sector acuden constantemente personas para comprar sustancias ilícitas.

Lejos del ‘Guayaquil Chiquito’, en el Puerto Principal un patrullaje de rutina descubrió un aparente punto de distribución de drogas, situado en la calle 28 y callejón S.

Según el teniente Roberto Granda, fue la actitud sospechosa de un sujeto lo que los llevó al sitio conocido como ‘La Chatarrería’ o ‘Zona Pompón’. Tras requisar al individuo, la policía descubrió que llevaba cuarenta dosis de cocaína y dinero en efectivo en un bolso.

Al preguntarle sobre el origen del alcaloide, el sospechoso los condujo hasta una casa donde otras tres personas, incluida una menor de edad, esperaban para comprar su dosis.

Tres adultos fueron detenidos y la menor fue aislada. Las 40 dosis del estupefaciente quedaron incautadas, igual que un revólver calibre 38 e incluso pipas que presumiblemente eran facilitadas a los visitantes.

Granda señaló que en el lugar se pesaba y empacaba la droga, que luego era entregada a vendedores y a su vez a compradores fijos. Llamó la atención una libreta con nombres, fechas, horas de entrega y valores de dinero. EC/EAR