Actualidad

Alerta por una mancha kilométrica de petróleo en el mayor lago de Venezuela

La organización ambientalista Mapache Ecoaventura dio el aviso sobre este hecho que afecta al Lago de Maracaibo

Ambientalista alerta Lago de Maracaibo (10685903)
Fotografía aérea de una mancha de petróleo sobre el lago de Maracaibo, (Venezuela), difundida el lunes lunes 5 de junio.HENRY CHIRINOS / EFE

La organización ambientalista Mapache Ecoaventura alertó este lunes sobre una mancha kilométrica de petróleo en el Lago de Maracaibo, el más grande de Venezuela, que está afectando, una vez más, a la vida marina en el estado Zulia (oeste, fronterizo con Colombia).

file_20230528093252

El agua del Gran Canal de Venecia se tiñe de un misterioso verde fluorescente

Leer más

"Hay una mancha que puede medir entre tres y cinco kilómetros de petróleo y lo grave de la situación es que no es solo el petróleo, sino también el plástico, entonces todo eso se aglomera en las orillas en toda la costa", dijo a EFE el presidente de la organización, José Sandoval.

El activista explicó que las apariciones de estas manchas sobre el lago son un problema estacionario que se repite cada año en esta temporada debido al cambio de los vientos, lo que supone, aseguró, que existen fugas de petróleo en otras partes de Zulia -una región rica en el hidrocarburo- durante otros meses del año.

"Tiene que existir una fuga o varias fugas en el sur del lago, que no tienen ninguna solución porque año tras año se patrulla como si fuera un tema estacionario, y no es un tema estacionario, es un tema antrópico, es un tema de irresponsabilidad, de la inoperancia de (la estatal petrolera) Pdvsa", sostuvo.

A su juicio, el primer paso para sanear estas costas es que los sectores que producen la contaminación asuman su responsabilidad, empezando por Pdvsa, que, subrayó, tiene que "empezar a ejecutar acciones para compensar el daño que están causando en el medio ambiente".

Ambientalista alerta Lago de Maracaibo (10685904)
Un ave cubierta de petróleo en el lago de Maracaibo (Venezuela), el lunes 5 de junio.HENRY CHIRINOS / EFE