Actualidad

Como

Su victoria tomó al mundo por sorpresa. ¿Cómo ganó el “ignorante, racista, machista”? La respuesta no es tan complicada. El cambio que representaba Obama y los valores que trataba de imponer con su discurso, generaron un sentimiento de exclusión y de no pertenencia. Con Obama se vivía en un país donde el matrimonio “gay” era lo correcto, si no lo apoyabas: homofóbico. Y así. El país no solo de las minorías, sino donde ser “WASP” (white- anglosaxon and protestant) estaba mal. Y defender sus visiones era ser retrógradas frente al progresismo obamista. Trump era la representación de esta población, que cada vez se sentía más amenazada. Las burlas de Obama a Trump sobre su intelecto (sí sabe de relaciones internacionales: Miss España, Miss Perú...) fue un ataque a toda la población que se veía reflejada en él. De ahí que no sorprende que ganara al 60 % de los “white voters” (70 % del electorado). “Make America great again”, volvamos a ser lo que fuimos. Volvamos a ser líder en economía (que perdimos con las políticas “izquierdistas” de Obama), volvamos a ser la policía del mundo (que dejamos de ser con la mano blanda de Obama), volvamos a decir las cosas como son y que no sea un pecado. Al fin. Ante tanto políticamente correcto, alguien no tiene vergüenza de decir las cosas como son. Eso es lo que traerá nuestros años dorados de vuelta. Es comprensible. Después de un ataque terrorista, el presidente y su candidata dicen: “El islam es una religión de paz”, y un hombre con -lo que parece sentido común- dice: “Cerraremos nuestras fronteras hasta que sepamos qué pasa con el islam”. ¿En quién crees? Por eso, aunque muchos de sus votantes no compartían sus formas, sí la premisa básica. Esa gente, por vergüenza calló, pero votó. De ahí la dificultad de las encuestadoras. Finalmente hay que tomar dos cosas en consideración: a) Hillary fue un rival fácil: mentirosa, corrupta, más de lo mismo. No inspiraba ni motivaba y b) en EE. UU. la política es “show:” ganó el “showman”. ¿Qué significa esta victoria para EE. UU. y el mundo? ¿Estamos ante el Apocalipsis? Lo discutiré en mi próximo artículo.

colaboradores@granasa.com.ec