Actualidad

Mas de lo mismo

La declaración reciente del presidente Moreno me lleva a preguntarme: ¿después de un año, quién es el responsable de que “la mafia”, como la calificó el presidente, siga enquistada en su gobierno?

Moreno a inicios de su ejercicio remarcaba aquello de “la revolución ciudadana socialista”, sin considerar que en la Latinoamérica de la última década se constituyó en sinónimo de corrupción e impunidad en el poder.

Reciclar en su gobierno y/o premiar con embajadas a los serviles a Correa sembró la duda de quién en verdad ejercía el poder, dejando en claro que “la cirugía profunda contra la corrupción” era discurso de tarima, ya que la corrupción, la inseguridad, el desempleo y la pobreza, características de la revolución ciudadana, continúan.

Para que el discurso del presidente Moreno sobre progreso, desarrollo y bienestar sea un mensaje claro, evidente en lo político y económico, debe centrarse en el pragmatismo, apartándose de la izquierda socialista revolucionaria, así como de la derecha recalcitrante y hambreadora.

Déjese de proteger los privilegios de los sindicalistas que representan ni el 2 % del 30 % de los privilegiados que gozan de trabajo formal. Usted es presidente de los ecuatorianos, no del comité barrial, gremial, sindical o comunal. Su gobierno tiene una deuda moral con el 70 % de la población condenada al desempleo o subempleo.

Revise las políticas laborales y económicas, camisas de fuerza a las que les aflojó un orificio para dar la sensación engañosa de cambio.

Ponga al frente de sus ministerios a profesionales de éxito reconocido en dicha rama, no a quienes su único mérito ha sido la dirigencia política gremial, barrial o estudiantil, pero que de la cartera encargada no tienen ni idea.

Por último, para que “la cirugía profunda contra la corrupción” sea real, extirpe de su gobierno el concepto, modelo, práctica y funcionarios allegados, afines, leales a Correa y su revolución ciudadana. Gobierne pensando en las futuras generaciones y no en las futuras elecciones, de lo contrario quedará claro que su gobierno es de continuismo, o sea, más de lo mismo.