Hacer o hacer

  Actualidad

Hacer o hacer

El régimen tiene ante sí el reto de pasar de administrador de una quiebra a ejecutor de una verdadera gobernabilidad. Se trata de una situación cargada de tareas pendientes. El manejo de la economía es uno de ellos, y la toma de decisiones en torno a la urgencia de ajustes, como lo ocurrido con la eliminación de varios subsidios, debe estar atada a la puesta en marcha de una política económica que afronte los problemas de la producción, la exportación y la dinamización del mercado interno. Se requiere para esto de una inmediata convocatoria a los distintos sectores sociales y productivos a fin de ajustar demandas, equilibrar intereses y asumir responsabilidades compartidas, junto con la ejecución de medidas orientadas a destrabar obstrucciones y rémoras.

Entre las más significativas están la reinstitucionalización, la investigación a fondo del desempeño de la Función Judicial y la lucha contra la corrupción. Del cumplimiento de ellas depende que las decisiones del Ejecutivo tengan legitimidad o, cuando menos, merezcan ser analizadas por los diversos sujetos sociales, a fin de que se abra un espacio de real socialización y comprensión de la implicación que tienen.

En relación con la institucionalización, el Consejo de Participación Transitorio ha tenido algunos logros, pero para que su gestión se ensamble a la tarea investigativa hace falta que se le den mayores atribuciones al Consejo de la Judicatura en su facultad de llegar a fondo y reestructurar un aparato de justicia armado bajo el interés del poder concentrador y manipulador del anterior gobierno. En el ámbito de la lucha contra la corrupción es inexplicable la tardanza en integrar una Comisión contra la Impunidad con el apoyo de las NN. UU., dar paso a la propuesta de la Contraloría para la creación de un Tribunal de Cuentas, e iniciar el trabajo de detección del destino de los dineros sustraídos por varios funcionarios públicos y sus cómplices.

Si no se toman decisiones inmediatas, la espera de la ciudadanía cambiará a indignación y está a peligro.