Acciones oportunas

  Actualidad

Acciones oportunas

Las declaraciones de la presidenta de la Comisión de Fiscalización en un noticiero local, defendiendo vehementemente la facultad fiscalizadora de la Asamblea a propósito de la interpelación a los exministros de Finanzas y Agricultura del régimen actual, personalmente me sorprendieron por algunos motivos que son de interesante reflexión:

La facultad fiscalizadora de la Asamblea ha sido siempre una de sus actividades principales, para ello es necesario recordar que el órgano legislativo tiene como acciones prioritarias legislar y fiscalizar. En ese contexto, para todos es conocido que la actual presidenta de la Comisión de Fiscalización fue una de las más activas legisladoras del periodo anterior, que tristemente se caracterizó por no emprender en actividad fiscalizadora alguna, blindando cualquier iniciativa que se presentara al respecto. Quizás hubiera sido interesante verla defender con la misma vehemencia la posibilidad de fiscalizar en ese entonces.

Luego de esta primera reflexión es necesario hacer una distinción importante: una actividad es un juicio político de la Asamblea y otra muy distinta es la actividad fiscalizadora que la Fiscalía General del Estado puede emprender en la gestión pública y que da lugar a los posibles indicios de responsabilidad administrativa o penal, de ser el caso.

En consecuencia, el juicio político que realice un órgano legislativo analiza las acciones de los servidores públicos a fin de establecer si existe o no responsabilidad y de encontrarla, esta acarrea una censura que puede llegar a la destitución del cargo y generar probablemente una inhabilitación para actuar en la vida pública. Por lo tanto, de darse el juicio político a los exministros, a mi criterio, esto tendría pocas consecuencias prácticas.

En esa línea de ideas, sería interesante que la Asamblea emprenda algunas acciones de control a tiempo, como por ejemplo la oportunidad actual de indagar sobre lo que realmente ocurrió en el caso de la asambleísta Espín, o en el pago de “diezmos” a miembros de ese órgano. Solo es cuestión de oportunidad para realizar acciones correctas.