Actualidad

Abuso sexual contra ninos escolares

La ciudad se ha conmovido por hechos que escapan a la imaginación, debido a la depravación que implican. Son de violencia y agresión sexual, de lo más execrable; merecen el repudio de todos y sanción ejemplarizadora. En un centro educativo fiscal han sido violados, vejados y humillados un conjunto de niños. Sus agresores y victimarios han sido maestros de esa escuela.

Los padres dicen que habían denunciado los hechos ante la directora y que esta no hizo absolutamente nada. Incluso, uno de ellos dice que fueron amenazados. Al no tener respuesta acudieron a la Fiscalía. Esta dispuso la investigación y ordenó que se visite la escuela. Pero sucedió algo insólito: al fiscal y a la policía la directora les impidió el ingreso. Los posibles culpables lograron escapar. Solo uno fue apresado. Y la sorpresa fue que el celular de este tenía fotos y videos de pornografía infantil. Además, el apresado tiene cuarenta denuncias sobre hechos similares.

¿Cómo es posible que individuos (depravados sexuales) con estos antecedentes sean profesores? ¿Qué ha pasado en esa escuela fiscal? Es vergonzoso el hecho de que niños de 6 a 8 años hayan sido abusados sexualmente en los baños de la escuela. Primero se dieron dos denuncias. Hoy son decenas. La fiscal provincial considera que las víctimas pueden ser más de 100.

El fiscal que lleva adelante la investigación dijo que “Los delitos son por acción y por omisión. Hay el deber jurídico de denunciarlo. En este caso, la rectora del establecimiento. Todo eso se investigará”.

Los niños dicen “que los llevaban al baño los profesores (que serían tres), los amarraban y les daban de tomar el orine... Luego les bajaban los pantalones”. Una madre expresó: “A mi hijo, el profesor le ponía su genital en la boca y se lo pasaba por donde él hace su deposición”. “A cuatro niños los llevaban siempre al baño y les toman fotos de sus partes íntimas, luego se les reían los profesores”.

Estos relatos generan repudio hacia acciones como estas. Peor si provienen de personas a quienes se les ha encargado la educación de los niños. Este hecho es violento y execrable. Debe llevar a que la Fiscalía y las autoridades policiales y educativas tomen medidas correctivas y tajantes para que estos profesores y directores de escuela sean sancionados, apresados, juzgados y nunca más ejerzan la docencia.