Actualidad

Un 2017 negativo para Reino Unido por brexit

La Comisión Europea (CE) ha rebajado casi a la mitad sus perspectivas de crecimiento para el Reino Unido, debido al impacto de su salida de la Unión Europea (UE), ya que espera que en 2017 la economía solo avance el 1 %, frente al aumento del 1,9 % que

UE. También el crecimiento de la eurozona se ralentizará en 2017. La demanda interna perderá fuerza.

La Comisión Europea (CE) ha rebajado casi a la mitad sus perspectivas de crecimiento para el Reino Unido, debido al impacto de su salida de la Unión Europea (UE), ya que espera que en 2017 la economía solo avance el 1 %, frente al aumento del 1,9 % que preveía en mayo pasado.

En cambio, las previsiones económicas de otoño de la institución publicadas ayer mejoran en una décima con respecto a las de primavera las expectativas del país para este año, cuando esperan que su PIB se incremente el 1,9 %.

Sin embargo, de cara a los próximos ejercicios prevé que la economía ralentice su crecimiento avanzando solo el 1 % en 2017 y el 1,2 % en 2018.

“Esto refleja lo que estimamos que podría ser el impacto del brexit, dado que las empresas reaccionan a la incertidumbre actual retrasando o cancelando sus inversiones”, dijo el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

De cara a 2017 prevé que las inversiones empresariales caigan “de forma importante” (un 2,2 %), así como que se ralentice el consumo privado, por el menor poder adquisitivo de los hogares, consecuencia de la inflación de los precios.

La CE señala que en 2018, pese al esperado repunte, “la incertidumbre seguirá siendo alta debido a las negociaciones sobre la futura relación entre Reino Unido y la UE, limitando el alcance del crecimiento en 2018”. La inflación aumentará de forma “rápida y significativa”, del 0,7 % este año al 2,5 % en el próximo ejercicio y al 2,6 % en el siguiente. El Reino Unido continuará reduciendo su déficit público al 3,5 % en 2016 y al 2,8 % en 2017. Las previsiones europeas son menos optimistas que las publicadas a principios de noviembre por el Banco de Inglaterra, pero siguen la misma tendencia de ralentización en 2017, lo que sugiere que los efectos del brexit empezarán a notarse en el próximo ejercicio. EFE