Las tiendas solidarias, una iniciativa para paliar el hambre

  Quito

Las tiendas solidarias, una iniciativa para paliar el hambre

Los negocios, creados durante la pandemia, comercializan productos básicos al 25% de su valor.  Desde su apertura cuentan con 3.000 mil beneficiarios

Tiendas-Solidarias-Quito
Los víveres se adquieren a través de convenios con la empresa privada y el Banco de Alimentos.Henry Lapo

Durante los meses más álgidos de la pandemia, el comedor solidario de la Fundación Desarrollo Social y Tecnológico (Fundesotec) se vio inundado de largas filas. Era gente hambrienta que buscaba víveres, donaciones o un almuerzo económico para compartir con sus familiares.

Los jueves, día en que la entidad entregaba alimentos libre de costo, eran los de mayor afluencia, pero los otros días, en los que un desayuno se podía conseguir en $ 1 también tenía su público. Sin embargo, ante la demanda y la disminución en las donaciones, que cada vez hacía más mella en la despensa, Porfirio Díaz, titular de Fundesotec, optó por emplear un programa que había visto de primera mano en Brasil; las tiendas solidarias.

“En Río de Janeiro había estas tiendas en los barrios más pobres y los productos se vendían casi a precio de costo. Pensé que con ese método, y a través de alianzas, podríamos convertirnos en una propuesta autosustentable para seguir con nuestro trabajo”, explicó.

La idea de fundar la institución nació en 2018, cuando el docente se jubiló de la Escuela Politécnica del Ejército (ESPE), donde parte de sus funciones era organizar el programa de vinculación con la comunidad. Tras volver a casa decidió continuar con la labor social y rápidamente involucró a otros compañeros retirados, amigos y familia. “Había tanta necesidad que no me sentía cómodo solo olvidándome y quedándome en la casa”, dijo.

Olla-comunitaria-Guamaní

El hambre se multiplica en las calles de la capital

Leer más

A la par de la fundación este convirtió una casa en el sector de la Quito Norte en un hotel-albergue destinado principalmente a brindar hospedaje a los familiares de los pacientes del hospital Pablo Arturo Suárez que venían de otras provincias y a personas en situación de movilidad humana por un costo mínimo. Pero la pandemia lo obligó a adaptarse.

“Estábamos postulando a fondos internacionales cuando empezó la emergencia y nos cambió el panorama. La idea de las tiendas surgió para darle a la gente la facilidad de acceder a productos baratos, cuando muchos estaban en una situación en la que a duras penas podían ir al mercado”, dijo.

Tiendas-solidarias-quito-2
El comedor solidario atiende a cerca de cien comensales en su sede frente al hospital Pablo Arturo Suárez.Henry Lapo

Los productos se ofertan al 25 % de su valor de venta al público y para ello contaron, primero, con donaciones privadas de amigos y conocidos, y conforme avanzaron los meses, a través de alianzas con el Banco de Alimentos y la empresa privada. De estas fuentes consiguen productos cárnicos, lácteos y granos. Lo que no reciben en donaciones es comprado con los fondos del organismo en mercados al por mayor y en las zonas rurales.

Alimentos

Un millón de toneladas de alimentos se pierden en Ecuador y buscan evitarlo

Leer más

Hay dos tiendas, una en el Valle de los Chillos y otra en la Quito Norte, donde desde marzo atienden a un promedio de 3.000 personas.

“Los productos que más salen son los más básicos de nuestra comida: arroz, sal, café, papa. La gente acude porque son mucho más baratos que en las tiendas normales, y aquí también los cuidamos, les ofrecemos un café, y en los días que el almuerzo es gratuito, los invitamos a que nos acompañen”, señala Freddy Loarte, quien trabaja con la fundación en la Quito Norte.

El próximo año, la entidad se concentrará en firmar nuevas alianzas para surtir con más productos sus tiendas y ampliar el número de comensales que atiende el comedor solidario, que por ahora es de cien. A largo plazo, sin embargo, el plan es replicar el proyecto a nivel nacional.

Loja y Ambato son ciudades en las que se han llevado a cabo acercamientos con este fin, principalmente desde otras instituciones solidarias. Jiménez añadió que también se quiere ampliar el número de puntos de atención en la capital.