Quito

Quito: Revisión vehicular está lejos de reducir la contaminación

El control de gases aplicado no mitiga este problema ambiental. Expertos sugieren mayor rigurosidad y dar responsabilidades a transportistas

contaminación Quito
Complicado. En cualquier parte de la ciudad se enfrenta el mismo panorama, que imposibilidad respirar con tranquilidad mientras se circula por las calles.Henry Lapo

Como parte de la revisión técnica vehicular que efectúa cada año la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), el análisis y chequeo de los gases que emanan los buses del transporte público y vehículos particulares es parte de este proceso.

centro histórico

Quito entre los cinco mejores destinos de Sudamérica

Leer más

El objetivo de esta medida, según las autoridades, es garantizar que la calidad del aire se encuentre dentro de los límites aceptables, para evitar que los índices de contaminación en la ciudad se excedan. Pero en las calles esto no se refleja y el esmog que emanan buses y otros automotores en mal estado es el velo que cubre a los peatones a diario.

Según la Secretaría de Ambiente del Cabildo, los principales sectores donde existe mayor concentración de contaminación se sitúan en el hipercentro. La Ofelia, Carapungo, Cumbayá, San Rafael, Quicentro Sur, El Recreo, Necochea, túneles y otros puntos son espacios de análisis, debido al tráfico vehicular excesivo que registran.

avenida patria

Quito: Cierre de la Avenida Patria, estas son las vías alternas

Leer más

Para Fabián Guamán, experto en mecánica y automotriz, la principal causa por la que Quito luce sobrecargada de hollín es la mala calidad del combustible, cuyo octanaje no es el más óptimo para los automotores.

Aunque también hay otros elementos que deben ser chequeados periódicamente por los propietarios de buses y carros particulares. El catalizador, por ejemplo, es uno de ellos. “Cuando este se daña, empieza a generar humo y el mismo gas contaminante. La despreocupación de la gente ayuda a que el aire siga sucio. Se debe revisar el motor, cambiar bujías, filtros de aire a los 12.000, 15.000 kilómetros; aunque también es un hecho que la Agencia Metropolitana de Tránsito no debería aprobar a estos carros para que circulen. Existen muchas trampas que se hacen para que solo ese ratito aprueben y luego siguen envenenándonos”, añade Guamán.

Centro de Quito

El rescate del centro: muchas propuestas, pocos resultados

Leer más

Una posible alternativa que podría ser considerada desde las autoridades municipales, según el experto en mecánica, sería la legalización de mecánicas, que además se convertirían en sitios autorizados para las revisiones, y también se les atribuirían responsabilidades por la contaminación que generen los carros que fueron chequeados por ellos.

contaminación ambiental
Protección. Existen personas que conservan la costumbre de usar mascarilla, para evitar infecciones respiratorias por la mala calidad del aire.Henry Lapo

“Se conoce que a los buses, antes de ir a la revisión, les colocan unas mangueras en los tubos de escape para que no boten esmog. Si se regulariza, también se da responsabilidades a los mecánicos, ya sea con códigos o algo para detectar a los vehículos que ensucian; pero se debe hacer algo serio y urgente, porque ya está comprobado que no sirve para nada la revisión de gases que supuestamente hacen”.

Arqueólogo Quito

Vasijas, osamentas y artículos en obsidiana datan de la época prehispánica

Leer más

EXPRESO contactó a la AMT para conocer cuántos buses y vehículos particulares no aprobaron la revisión por este aspecto, pero desde Comunicación se informó que no cuentan con cifras porque hay unidades que usan los centros de otros cantones para obtener el aprobado.

También se mencionó que 830 buses de servicio público fueron inspeccionados para verificar si están emitiendo gases o no. De estos, 320 no pasaron este control y la principal falla se presentó en los tubos de escape.

pechiamarillop

Quito busca atraer el turismo de los amantes del avistamiento de aves

Leer más

Guillermo Abad, exsecretario de Movilidad, considera que una de las soluciones para mitigar este problema a corto plazo es aplicar controles permanentes, exigiendo bitácoras del mantenimiento de los buses, dentro de los parámetros de calidad.

Estas bitácoras no deben responder a las revisiones hechas en un año, sino que se debe medir por kilómetros recorridos. Existe en el proyecto de reforma al reglamento (la propuesta de) sacar de circulación a los vehículos contaminantes. Es obligación de ellos mitigar el efecto del mal combustible con el uso de catalizadores orgánicos, aditivos, calibrando bombas de inyección. Existen soluciones, no se puede contaminar porque sí”, concluye Abad.