La corta tregua a los ríos se fue con el final de restricciones

  Quito

La corta tregua a los ríos se fue con el final de restricciones

Ningún afluente alcanza los niveles de oxígeno para facilitar vida de especies. Las plantas de tratamiento son insuficientes y las soluciones van retrasadas

WhatsApp Image 2022-11-06 at 17.14.47
Sur. En El Conde, los moradores conviven con el río Machángara, cuyas aguas son contaminadasRené Fraga / EXPRESO

Una mejora que duró lo que el confinamiento. En la actualidad ninguno de los seis ríos importantes que circundan Quito alcanzan los niveles de oxígeno disuelto necesarios para sostener una vida acuática saludable.

Si bien las cifras ambientales de la capital mejoraron en los primeros meses de 2020, cuando empezó el encierro por la pandemia de la Covid-19, en 2021 los datos de contaminación se ubicaron en los mismo rangos y, en algunos casos, hasta empeoraron.

WhatsApp Image 2021-11-03 at 16.00.02 (1)

La contaminación del aire en Quito vuelve a los niveles prepandemia

Leer más

Las principales cuencas hídricas con las que cuenta la ciudad son los ríos Machángara, Monjas, Guayllabamba, San Pedro- Santa Clara, Pita y San Pedro. Este último tiene una saturación de oxígeno disuelto que llega al 69,67%, pero la norma dice que ese valor, al menos debería llegar al 80%.

Los datos fueron recopilados por la iniciativa Quito Cómo Vamos que presentó su informe de calidad de vida de 2022, con datos proporcionados por las entidades municipales encargadas del tema.

El mayor factor de contaminación es el agua que llega de los hogares por las alcantarillas a los ríos. También, los desechos que producen algunas fábricas. Eso, sumado a que la ciudad apenas tiene capacidad para tratar el 3,38% de aguas residuales. En la actualidad hay siete plantas pequeñas que hacen el proceso, pero serían necesarias no menos de 20 más para suplir la demanda de una ciudad con casi 2,7 millones de habitantes que, en promedio, estarían produciendo 3.400 litros de aguas contaminadas y servidas por segundo.

Humberto Valverde utiliza el parque lineal que va paralelo al río Manchángara para trotar las mañanas desde hace unos cinco años y cuenta que hay días que el olor que emana el torrente es demasiado intenso y que otros es más soportable. Igual que el color del agua se pone más turbia en algunas ocasiones.

“Aunque es una zona que cuenta con cierta vigilancia, se puede encontrar basura, escombros y hasta animales domésticos muertos que son botados especialmente en horas de la madrugada. Eso, sumado a la falta de procesos de tratamiento del agua, son cosas que afean a la ciudad, cuando deberían un atractivo turístico, como sucede en otras urbes del mundo”, señaló este ciudadano.

WhatsApp Image 2022-11-06 at 15.33.31
2. Basura. El Machángara es usado como botadero de casas, empresas, constructoras, etcRené Fraga / EXPRESO

De acuerdo con el registro de contaminantes del agua en los sitios de muestreo de los ríos que conforman la Red Metropolitana de Monitoreo del Recurso Hídrico en 2021 ninguno de los ríos alcanzó el valor de aguas claras sin aparente contaminación. El río Pita es el más cercano a este indicador, seguido por el Guayllabamba.

Otro factor que inquieta es la cantidad de grasas y aceites que se encuentran en los afluentes que bañan a la capital. Se puede hablar de buena calidad cuando un río contiene un máximo de 0,3 miligramos por cada litro (mg/L).

¿Cuál es la realidad de la capital? Los seis ríos en promedio arrojan valores superiores a los 6 miligramos por cada litro de grasas y aceites. También, se puede encontrar cobre en un promedio de 0,03 mg/L cuando lo ideal para la preservación de vida acuática y silvestre es 0,005 mg/l.

En 2019, las autoridades municipales anunciaron el inicio de la construcción del proyecto Vindobona con el objetivo de tratar, por lo menos, el 95% de las aguas servidas que produce la capital. Las dimensiones de esta obra han sido comparadas con las del Metro de Quito y, como aquel, también registra retrasos en su construcción y puesta en funcionamiento.

La que ya está activa es la planta de tratamiento de Quitumbe que en algo ha ayudado en la descontaminación de los ríos, aunque se vuelve residual por el crecimiento de la ciudad y su número de habitantes que es el más alto del país, según el Instituto de Estadísticas y Censo (INEC).

En su informe, Quito Cómo Vamos señala que el Municipio explicó que en 2021 no fue posible ejecutar dos consultorías que estaban previstas sobre las obras de descontaminación de ríos y quebradas.

  • Propuestas. Para este colectivo ciudadano, el tema de la contaminación fluvial debe ser parte de los planes de campaña.

WhatsApp Image 2022-11-06 at 15.32.46
Río Monjas. Las casas están cerca de la quebrada. La erosión ha causado estragos en algunos tramos del río.Cortesía