Opinión

Sea como Jesús: Equipos con impacto

Aunque no sea fácil el lograrlo, la respuesta es sencilla: Un propósito, liderazgo y un equipo.

¿Qué tendrían en común Greta Thunberg, el proyecto de plásticos de un solo uso, el Delfín de Manta y Jesús?

Aunque no sea fácil el lograrlo, la respuesta es sencilla: Un propósito, liderazgo y un equipo.

La economía colaborativa, y la innovación abierta, están haciendo los grandes cambios a nivel tecnológico, un ejemplo de esto es Uber y el software Linux, respectivamente. Pero ¿Qué hay en lo social? ¿En la raíz de la comunidad? ¿En lo que sienten o necesitan verdaderamente?

Greta Thunberg, 16 años, con Asperger, hace un año inició su Huelga por el Clima afuera del Parlamento Sueco, ella aboga por ir a la acción para que los gobiernos reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero. El aumento de la temperatura mundial será de 1.5 ° C, empujará 120 millones de personas a la pobreza extrema para 2030. Hoy, es un movimiento mundial, moviliza millones de estudiantes, profesores, y otros, con algunas de sus frases “No podemos seguir viviendo como si no hubiera un mañana, porque hay un mañana”.

El Proyecto que regula plásticos de un solo uso, una idea inicial del Dr. Yunda cuando era aún asambleísta, un aporte adicional de Esteban Albornoz y su equipo de asesores, una iniciativa ciudadana de la ONG Círculo Verde, Asambleístas de la Comisión de Desarrollo Económico comprometidos y convencidos de que había que aprobar unánimemente el informe; data de INEC, Instituto Grantham, Mingas por el Mar, Ministerio de Ambiente; y, miles de ciudadanos que firmaron peticiones.

El Delfín, fundado en 1989, lo preside José Delgado, 14 años seguidos en la categoría “B”, en 2016 asciende a la “A”; 2017 logra su primer vicecampeonato en el fútbol ecuatoriano, sin estadio propio, juega en el municipal para 17.000 personas. Este domingo 15 de diciembre, jugará el partido final del campeonato 2019, ante otro extraordinario equipo, LDU, de Quito; casi con la misma plantilla de jugadores del 2017.

Hace unos días, el Teatro Sánchez Aguilar, invitó a nuestro equipo de trabajo a un desayuno de agradecimiento, habíamos aportado algo que consideraban valioso, pero así mismo sabían fue un gran equipo el que lo hizo, comprometido con valores.

Y dejo al último al mejor de todos: Jesús. Un mensaje de amor, una actitud de amor y sabiduría; nace en un pesebre, con padres que le enseñan humildad. Adulto inicia su vida pública, con el propósito de enseñar amar a Dios y al prójimo como a ti mismo. Escogió a pescadores, los más humildes, sin preparación académica, 2 hermanos fueron los primeros: Pedro y Andrés, con “síganme, serán pescadores de hombres”, construyó junto a 12 apóstoles, las bases de la Iglesia Católica. Hoy somos aproximadamente 1.400 millones de católicos. Y más de 2000 años de historia.

Mark Twain, dijo que los dos días más importantes en la vida son el día que nacimos y el día en que encontramos nuestro propósito. Sin duda. Pero el día que las personas logran alinear su propósito con el de una persona, empresa, organización, activismo, un candidato, es cuando exponencialmente llegamos a crecer y construir equipos con impacto. Para ello busque sus valores, sea obediente a su propósito, transparente, estratégico, resuelva, empodere a otros, muestre el norte, comunique adecuadamente y haga de lo imposible, posible.