Editoriales

Nos están robando a todos

"Razón tenía El Cosmopolita al predicar con fuerza contra la corrupción"

“Sí, porque quien roba fondos públicos les roba a todos los ecuatorianos. El que roba al Estado a todos roba, y todos deben perseguirlo por derecho propio y por derecho público”. Es lo que enseñó Juan Montalvo a los ciudadanos de su tiempo. Los años transcurridos no le han quitado valor a su expresión. Por el contrario, la crisis ética que vive la República le ha devuelto la fuerza desde la época en que la dejó establecida como forma de comportamiento.

“Roba a todos el que roba fondos públicos”: queda claro y, pareciera que en estos días se ha hecho conciencia de ello. Lo que todavía no se ha asimilado del todo, es la obligación de perseguir a los ladrones por derecho propio y por derecho público. Cuando ello ocurra, las autoridades de control que no cumplan con sus deberes al respecto, serán denunciadas como cómplices por omisión, al permitir que se perjudique, a vista y paciencia de las autoridades, al conjunto de los ciudadanos. Cuando eso suceda, se sancionará a los legisladores que no fiscalicen dejando de votar por ellos y se honrará a quienes sí lo hagan. El procedimiento recomendado debería comenzar a aplicarse en las próximas elecciones. Las generaciones del porvenir sabrán agradecerlo, puesto que, de no actuar así, se compromete gravemente el futuro de toda la nación.