Editoriales

Cómo reverdecer a Guayaquil

"No solo es cuestión de plantar árboles en las veredas, hay que mejorar muchos parques. Además, a Guayaquil le hace falta un gran parque donde sus habitantes estén en contacto con la naturaleza..."

Planificada e integralmente. Como primer paso debe hacerse un mapeo de toda la ciudad para identificar las zonas con mayor presencia de cemento y así poder elaborar un plan de arborización equitativo, para que en todos los sectores de la urbe se incremente el número de árboles. La ciudadanía espera un Guayaquil más verde a corto plazo y las universidades locales han presentado sus propuestas, por lo que la Alcaldía cuenta con planes técnicamente elaborados por profesores y estudiantes de la Academia. Es cuestión de acogerlos y empezar a trabajar.

Asimismo, está claro que los árboles deben ubicarse en las veredas y no únicamente en los parterres, para proveer de sombra al peatón; que deben ser especies de copa frondosa y de preferencia nativas para favorecer su supervivencia; y que arborizar la ciudad contribuye con la disminución de la temperatura y a tener mejor calidad de aire. El turismo también se verá beneficiado pues una ciudad que reverdece se embellece. 

Pero no solo es cuestión de plantar árboles en las veredas, hay que mejorar muchos parques que prácticamente no brindan sombra. Además, a Guayaquil le hace falta un gran parque donde sus habitantes estén en contacto con la naturaleza, y al que puedan acceder fácil y rápidamente desde todos los puntos cardinales.