Rehacer la Cuenca-Molleturo

  Editoriales

Rehacer la Cuenca-Molleturo

El país no puede permitir el malgasto de fondos públicos en soluciones temporales que no resuelven el problema de forma definitiva

El Ministerio de Obras Públicas no puede convertir las soluciones parches de remoción de escombros y estabilización de taludes que habilitan temporalmente la vía Cuenca-Molleturo en una acción periódica de gasto de los recursos públicos, sin que se busque una solución permanente y sostenible.

Desde la terminación de su construcción, hace 31 años, quedaron evidenciados los múltiples errores en el diseño y construcción de esta vía que une Azuay con el litoral central. Sin embargo, ninguno de los gobiernos de turno ha logrado, en tres décadas, terminar con la odisea anual de los bloqueos por deslizamientos y su posterior limpieza, lo cual ha demandado miles de millones de dólares. Con los recursos que en ello se han empleado se habrían podido construir varias vías interprovinciales de primer orden.

El país no puede permitir el malgasto de fondos públicos en soluciones temporales que no resuelven el problema de forma definitiva. Es hora de pensar en una reconstrucción total de la CuencaMolleturo, que cambie el trazado en todos los tramos conflictivos. No hacerlo así es continuar con los costosos cierres prolongados que afectan la economía de la zona y con accidentes que cobran vidas. No más parches ni dilapidación del dinero de los contribuyentes.