Editoriales

Previsiones vacunales

"Pareciera que el rebrote es inevitable si no se autodisciplina la población, sin confiarse en que pronto empezará la vacunación"

Todavía bajo las tensiones generadas por los sucesos recién acaecidos en los Estados Unidos de América, la gran lección es que el mayor de los imprevistos puede sobrevenir intempestivamente conmoviendo a una sociedad que jamás podía imaginar un suceso de esa naturaleza, propio más, tal cual se comentó, de los peyorativamente llamados países bananeros. Queda claro que el tema no es el fruto que se exporta sino la permanencia o no de las visiones de los padres fundadores, que la demagogia y la prepotencia pueden desvirtuar y corromper en cualquier parte. Así, una vez más queda probado que las ideas no se defienden solas, que se requiere su constante prédica para constituirlas en esencia de los valores a defender, tal cual sucede con la mayoría de los ciudadanos de la patria de Jefferson, que supieron, sin dobleces, reconstituir su institucionalidad.

Todo este coyuntural preámbulo para insistir en la necesidad de aprovechar los días previos a la llegada de las primeras dosis de las vacunas, para preparar el imperativo plan que garantice hacerlo con éxito, esto es, con la equidad y la probidad requeridas. Sin improvisaciones. Es obligatoria una bien diseñada actividad que se nutra de la experiencia de los países que ahora vacunan. Hacerlo no es sencillo pero es posible cumplirlo bien.