Editoriales

Preparar el retorno

'Ya debe estar en marcha la planificación de cambios de hábitos en todos los ámbitos de interacción humana’.

El virus va a permanecer entre nosotros y nos amenazará hasta que surja una vacuna. Por ello este tiempo de encierro debe ser productivamente aprovechado para elaborar los protocolos de higiene y bioseguridad que garanticen un retorno seguro a la actividad laboral y al desenvolvimiento diario. Ya debe estar en marcha la planificación de cambios de hábitos en todos los ámbitos de interacción humana.

El Gobierno debe establecer las normativas legales que regirán a partir de la fecha de retorno que se anuncie, y municipios y prefecturas promulgar ordenanzas y tomar medidas de prevención de contagio, como instalación de cámaras de desinfección (con productos químicos idóneos y estableciendo tiempos de permanencia efectivos) en los accesos a sitios de concurrencia masiva: estaciones y paraderos de metrovía, mercados, hospitales, escuelas, industrias, SS. HH.; además del uso de mascarillas, gel alcohol, y exigir siempre 2 m de distancia. Nuevos protocolos deberán regir para las actividades comerciales y de esparcimiento (cines, restaurantes, gimnasios, tiendas departamentales, etc.). Incluso para accesos y salidas de los hogares. Y con una campaña intensiva y permanente, inculcar los nuevos hábitos a seguir, para poder, de un modo distinto, retomar lo que algún día fue la cotidianidad.