Editoriales

España mira por dos

'Exceso de carteras para poder colmar las expectativas de ambos partidos’.

La solución al bloqueo gubernamental en España llega con recargo. Tras meses en un estado de incertidumbre y parálisis, atravesado por dos elecciones generales, el país europeo finalmente se acopló a la experiencia de otros vecinos donde las coaliciones de diferente color gobiernan con más o menos estabilidad.

La resolución de la incógnita sobre quién iba finalmente a ocupar el puesto presidencial no ha despejado sin embargo las dudas sobre la gobernabilidad del país que, de hecho, inició con las primeras fricciones de la coalición en cuanto al reparto de asientos. De nuevo, se optó por un remedio que puede suponer una complicación a futuro: la proliferación de ministerios. Para evitar roces y discusiones, los dos partidos de la coalición gobernante se repartieron las carteras y, con afán de no dejar fuera a ninguno de sus alfiles se crearon departamentos nuevos en un país que nunca deja de sentir la estrechez y no cosecha aún cifras de empleo saneadas tras la crisis de la década pasada.

Como marco, se encontrará además el país con el ojo supervisor de la Unión Europea que vigilará que no haya un despilfarro innecesario y que las decisiones se ajusten a la estabilidad.

El reparto de ministerios en el país europeo, tras formarse gobierno de coalición para salir del bloqueo, llega con recargo: exceso de carteras para poder colmar las expectativas de ambos partidos