Editoriales

Los emprendedores

Ante este lúgubre panorama, surgen interesantes iniciativas de emprendedores que han entendido aquello de que en los momentos de crisis, solo la creatividad es más importante que el conocimiento.

La pandemia del coronavirus ha dejado heridos de muerte a los empresarios, microempresarios y trabajadores, sin que exista hasta el momento un plan serio de reactivación productiva que alivie el caos económico. Una gran parte ha sucumbido inexorablemente ante la inercia estatal, dejando a miles de personas a merced de la pandemia, el hambre y la desesperación. 

La pugna política, en la que prima el protagonismo mediático y no la viabilidad de las propuestas, ha llegado a niveles tóxicos. Pero ante este lúgubre panorama, surgen interesantes iniciativas de emprendedores que han entendido aquello de que en los momentos de crisis, solo la creatividad es más importante que el conocimiento. Por ello, se han organizado para, en conjunto, brindar sus servicios usando la vía digital y una serie de promociones, con el fin de atender las múltiples necesidades del consumidor. Lo hacen sin impulso gubernamental y asumiendo los riesgos que puede significar una inversión incierta a mediano plazo. 

El país necesita seguir el ejemplo de quienes contribuyen a diario con su trabajo pese a la indolencia y el abandono de los profetas de campaña, que luego fueron elegidos para guiar los destinos de la nación.