Editoriales

¡Trump absuelto!

"Luce bien para la reelección, pero no es un caso cerrado de ningún modo"

Fue una buena semana para el presidente Trump. Luego de que la sentencia de absolución votada por el Senado de mayoría republicana le otorgara el triunfo en el juicio por abuso de autoridad y obstrucción del Congreso vino su presentación estelar en la sesión del Pleno para oír su mensaje anual. 

Fiel a su postura permanentemente triunfalista, dejó entender que es el mejor presidente de todos los tiempos, y puede sentirse satisfecho pues la opinión pública lo ha premiado subiendo su nivel de popularidad al 49 %. 

Los demócratas enfrentan su derrota, incluyendo el fiasco en el sistema de conteo en la selección de delegados en Iowa y el triunfo del socialista Sanders.

¡Trump ha logrado su cometido! La solitaria condena del senador Mitt Romney es la única mancha que, desde ya, anuncia retaliaciones severas. 

Hay la sensación de temor y respeto reverencial a la figura de un presidente que no es conocido por sus sutilezas o amabilidad contra sus adversarios, y que recibe el apoyo apasionado de sus seguidores. 

Luce bien para la reelección, pero no es un caso cerrado de ningún modo, y dependerá, en parte, del candidato que escojan los demócratas que, al momento, lucen desperdigados.