Combatir el mal con transparencia

  Editoriales

Combatir el mal con transparencia

Si el régimen dice tener identificados a los urdidores de tramas de sobornos en empresas públicas debería facilitar pruebas

El presidente de la República se ha comprometido en ‘traer del cogote’ a uno de los principales implicados del caso Encuentro, como un gesto que busca convencer sobre la buena voluntad para combatir la corrupción, pero mal haría en entrometerse en un caso que, tras una denuncia, le corresponde resolver a la Fiscalía. Si el Gobierno busca cambiar ese escenario, que hoy juega en su contra, debería empezar por arar el camino de la investigación a la prensa seria.

Las denuncias sobre las irregularidades en la empresa eléctrica no son las únicas. En la agenda de casos pendientes de resolución yacen los delitos cometidos en otros años en el Isspol y Seguros Sucre, que el periodismo y este Diario en particular han podido ir destapando a pulso de investigación, no con la ayuda de autoridades locales, sino con la colaboración de la justicia norteamericana.

Pero el país ya necesita un baño de verdad y para ello se requiere de un mayor compromiso gubernamental. Si el régimen dice tener identificados a los urdidores de tramas de sobornos en empresas públicas debería no solo facilitar pruebas, sino dar la apertura necesaria para que periodistas entren a desentrañar el origen de la corrupción. El mal se lo combate con transparencia. No con discursos al aire, sino actuando.