Cárceles apresadas

  Editoriales

Cárceles apresadas

Las bandas controlan el sistema penitenciario. Y esta anomalía es la realidad de Ecuador. Otros países han luchado contra el crimen y la inseguridad. Pidan ayuda para que las medidas de hoy no sean simples balas de fogueo’

Son las cárceles de Ecuador las que están presas y no los presos que están en las cárceles. El sistema penitenciario está apresado por las bandas criminales que tienen bajo control lo que ocurre en el interior del penal de Guayaquil. Esta es la realidad por más que sea una anomalía. Esta es la realidad por más que demuestre la debilidad de un Estado que lleva años sin tener el control de instalaciones públicas. La realidad es que los presos demuestran tener más poder que el país.

No son todos los presos. Son los miembros de las bandas. Tan claro está el panorama que lo admiten, sin anestesia, la autoridad gubernamental que tiene bajo su responsabilidad el funcionamiento del sistema carcelario. Lo que inquieta es que si tienen tan clara la herencia recibida y el problema que aún perdura no se piensen soluciones a la medida. Con la misma metodología que un médico ataca una enfermedad concreta con un tratamiento específico.

Si lo que falla es la experiencia, busquen fuera. La pelea que tiene hoy Ecuador contra el narcotráfico y la inseguridad generalizada la han lidiado ya otras ciudades y países que tienen expertos, que saben lo que sirve y lo que son simples balas de fogueo para los malos.