Editoriales

El atraso a debate

La política, sin duda, tiene complejidades mayores.

Acaba de plantearse en un diálogo político empresarial: hay que elaborar las bases de un nuevo modelo de desarrollo. Será bueno conocer cómo conciben lo que es desarrollo esos sectores. En lo de fondo, lo que cabe destacar es la necesidad de realizar cambios profundos en la conducción del Estado. Otra propuesta apunta a pasar de un régimen centralista, objeto de toda suerte de críticas negativas, a un régimen federal, de modo que los recursos económicos generados por la región se utilicen mayoritariamente en ella. Por el estilo, no faltan quienes radican la posibilidad del futuro haciendo un esfuerzo nacional para brindar una mejor educación y ampliando la cobertura de salud, desde el vientre materno, a todos los habitantes del país, enfatizando en la calidad de esos servicios.

Así, es evidente la conciencia de que por la vía que estamos transitando no se garantiza progreso y por tanto hay que buscar nuevos caminos. Que ello ocurra, siendo positivo, tiene el riesgo de dejar por fuera del debate a los sectores poblaciones potencialmente beneficiarios de las modificaciones estructurales que se sugiere realizar. Mientras tanto, nadie puede afirmar que lo cotidiano no resuelto se supera con uno u otro de los modelos sugeridos. La política, sin duda, tiene complejidades mayores.