Columnas

Comprensión crítica sobre la revolución

Este evento pide la revisión histórica de esta revolución y sus principios básicos: libertad, independencia y autonomía.

La historia se expresa en relatos desde la historiografía. La primera no es lo que afirman los textos escolares. Es un proceso teórico-práctico, científico y disciplinario, de recopilación, reconstrucción, estudio-análisis, interpretación, comprensión, explicación y narrativas de los procesos históricos-sociales. No es un “relato verídico” del pasado, como dicen. Siempre contiene una “verdad” e interpretación de sus hechos. Sus narrativas están sujetas a revisiones cuando aparecen nuevos documentos, memorias, estudios, etc., que crean comprensiones críticas.

La tradición sobre la independencia de Guayaquil tiene hechos consagrados como “verdades”: dicen que es resultado del arribo de tres aguerridos patriotas venezolanos, Letamendi, Urdaneta y Febres Cordero. Luego, se da la reunión conspirativa de las élites en la casa de Isabelita Morlás (la Fragua de Vulcano). Ellos jefaturan la revolución asaltando los cuarteles. Así es casi un hecho pacífico, sin muertos ni heridos. Esta crónica omite lo siguiente: 1) Que la Revolución octubrina es un proceso-producto histórico-social. 2) Hay un antes, un durante y un después. Tiene causas internas y externas, principales y secundarias. 3) Los líderes responden a un contexto histórico en el que la sociedad guayaquileña ya venía en lucha contra el poder español por la vía legal en tribunales. 4) Sufrió imposiciones monopólicas y centralistas de Lima, México y España. Por eso los Gran Cacao ponen demandas judiciales para terminar con una oprobiosa exacción de gravámenes al comercio de exportación e importación (25 %). 5) De modo que el personaje esencial de la revolución es la sociedad guayaquileña y sus élites criollas ilustradas. 6) Hay un colectivo de una pluralidad de sectores socioeconómicos, étnicos y culturales que participan en ella. 7) La milicia de la revolución tuvo base en sectores urbanos-rurales (montuvios). 8) Guayaquil puso todos sus recursos socioeconómicos y humanos para sostenerla (1820-1822) y llevar la libertad a Quito. Por eso ¡Guayaquil por la patria!, es la consigna esencial del pensar-acción de ella. Aquello no lo dice el relato tradicional. Este evento pide la revisión histórica de esta revolución y sus principios básicos: libertad, independencia y autonomía.