Columnas

La antigua provincia y el bicentenario

Todas estas sociedades estuvieron en el proceso revolucionario octubrino.

La celebración del bicentenario debe abordarse adecuadamente. Corre el riesgo de atraparse y entramparse en una visión urbanocéntrica. Se creerá que hace 200 años fue la ciudad de Guayaquil únicamente la que organizó la revolución, la sostuvo y creó una nueva escena pública de ciudadanos, haciendo posible la plena vigencia de la libertad política.

La idea urbanocéntrica está presente en instituciones y organismos de la celebración. Este es un grave error. Olvidan que fue la Provincia de Guayaquil, que comprendía toda la región Litoral, con excepción de una parte de Esmeraldas, la que se insurreccionó, luchó y avanzó por un camino de libertad política de sus ciudadanos y de autonomía geopolítica.

Por eso es preciso corregir la idea que algunos tienen de una ciudad que se emancipó por la revolución e institucionalizó un nuevo régimen de ciudadanos, porque las élites criollas tuvieron clara visión de cuál debía ser la finalidad del proceso. Esto obliga a pensar bien, comprender adecuadamente y replantear conceptos y tareas que se impulsan para celebrar los 200 años de la Revolución de Octubre de 1820.

Es necesario comprender bien que la revolución octubrina es un proceso-producto de una ciudad, provincia y región. Todas y cada una de ellas, en sus comarcas, respondieron al proceso de emancipación guayaquileña, pues en ese tiempo los integrantes de la región eran guayaquileños (no había provincias). Quienes saben esto crearon un nombre para esta provincia-región: Antigua Provincia de Guayaquil. Por eso todos los cantones y parroquias deben de ser involucrados e incorporarse a esta rememoración. Deben hacerlo: manabitas, babahoyenses, riosenses, orenses, santaelenenses, etc. Especialmente las zonas donde se realizaron heroicas luchas que culminaron en la victoria del Pichincha. Esto supone que hay que reivindicar a los pueblos de Babahoyo, Portoviejo, Yaguachi, Baba, etc. 

Todas estas sociedades estuvieron en el proceso revolucionario octubrino. Aportaron hombres, recursos y sobre todo con la firmeza de sostener la revolución hasta el final. Ojalá la visión urbanocéntrica no se imponga y tengamos la celebración de la Antigua Provincia de Guayaquil, emancipándose y buscando la libertad política.