Columnas

Obras de Rafael Correa

El gasto público, al cambio actual, es de 3 veces más de lo que utilizó el Plan Marshall para reconstruir Europa después de la Segunda Guerra Mundial.

La primera carretera entre sierra y costa la construyó Antonio Flores, (1888-1892).

El ferrocarril lo inició García Moreno y lo concluyó Eloy Alfaro, hace más de 100 años.

Aeropuerto de Guayaquil Isidro Ayora (en 1929). Las instituciones para que funcione el Estado: Banco Central, Procuraduría, Contraloría, Banco Hipotecario (Banco de Fomento), Caja de Pensiones (IESS), Isidro Ayora, (1930).

Aeropuerto de Cuenca (Arroyo del Río, 1941). Aeropuerto de Quito, Velasco Ibarra, 1960. Carretera Quito-Santo Domingo Junta Militar, (1963). El puente sobre el Río Guayas Clemente Yerovi, (1966), Otto Arosemena (1967) y Velasco Ibarra (1970). Todas las carreteras construyeron Velasco Ibarra, Ponce Enríquez, Rodríguez Lara. Correa reasfaltó y amplió carreteras ya construidas. La red de hospitales y centros de salud, estuvieron antes de Correa. Cuando Correa asumió el poder teníamos 3.500 escuelas y colegios. 

Las “escuelas del milenio” son apenas el 1 % de las instituciones educativas. El dinero petrolero usado por Correa fue posible porque Velasco Ibarra construyó el oleoducto SOTE; y Lucio Gutiérrez el oleoducto OCP. Ningún gobierno anterior vendió petróleo a 100 dólares o más. En la mayor bonanza petrolera que ha tenido Ecuador en su historia Correa gastó US $ 300 mil millones, más del doble de lo que todos los jefes de Estado gastaron en 100 años.

Hay que investigar sobreprecios en las carreteras cuyo costo es 4 veces más por km, que las que se construyen en Europa. 

El gasto público, al cambio actual, es de 3 veces más de lo que utilizó el Plan Marshall para reconstruir Europa después de la Segunda Guerra Mundial.

El despilfarro de US$ 1.500 millones, en la inexistente Refinería del Aromo. Los aeropuertos en Tena y Santa Rosa, sin pasajeros. El parque ecológico de puro cemento Los Samanes, a US$ 220 millones. Radares chinos US$ 50 millones botados y que nunca funcionaron. US$ 45 millones desperdiciados en inservibles helicópteros Dhruv. US$ 12 mil millones del Fondo de Solidaridad despilfarrados.