Desdolarización

  Columnas

Desdolarización

En Latacunga y en bóvedas de ciertos bancos estarían esos billetes

El 24/03/2009 Correa aludió a mi artículo de opinión Confiscación de dólares. Lo negó con violencia. Amenazó con enjuiciarme penalmente por una contravención (art. 606 No. 13 Código Penal). Exhibieron moneda fraccionaria (buena y falsa). El 25, violando el debido proceso y sin citarme en mi domicilio, pese a comparecer legalmente, el comisario 6 de Policía, subordinado de Correa, atropelló mis derechos constitucionales. Su fundamento “jurídico”: “para que responda por mis actos” (¿?). Ese día dos sicarios, con insultos procaces, me amenazaron de muerte y casi me matan. 20 pesquisas y policías, motos y dos patrulleros intentaron capturarme. El 26, sin citarme legalmente, el comisario de Correa me juzgó en ausencia. Ordenó mi arresto. Mis teléfonos, “pinchados”. Constitución de Montecristi: “Art. 20.- El Estado garantiza la cláusula de conciencia a toda persona, así como el secreto profesional y la reserva de la fuente a quienes informen, emitan sus opiniones a través de medios u otras formas de comunicación, o laboren en cualquier actividad de comunicación”. El enemigo del dólar, de la dolarización y de EE. UU. es Correa, único autor y promotor de rumores contra el dólar. “Que la dolarización es un cantinflada. Que el dólar atenta contra la soberanía y por eso impulsa una moneda regional y contable, que podría desencadenar otro feriado bancario para desdolarizar”. Un tema conceptual de políticas públicas, Correa lo convirtió en agresión personal. El sistema bimonetario, por la crisis fiscal, no funciona. La circulación de moneda regional causaría confusión y especulación. Si hay curso forzoso y bimonetarismo la moneda mala desplaza a la buena (Ley de Gresham). El Banco Central lo contradijo y aceptó que existían contenedores, mas no hubo aforo físico. Mi artículo abortó su inminente “desdolarización”. Era un “secreto a gritos” que de Irán, vía Chile, entraron a Ecuador 11 contenedores llenos de billetes. Como Correa no tenía dólares, la nueva moneda estaría lista para tras las elecciones, circular en remplazo y/o paralelo al dólar al cambio (inicial) de 1 a 1. En Latacunga y en bóvedas de ciertos bancos estarían esos billetes.