Columnas

El 9 de Octubre de 1820

Isabelita Morlás y León Febres Cordero y Oberto se casaron y tuvieron 7 hijos (3 de ellos nacieron en Guayaquil).

Isabelita Morlás Tinoco (venezolana) solicitó a José Joaquín de Villamil que haga un baile el 1 de octubre en su casa, para hacer amistad con León Febres Cordero y Oberto, oficial venezolano. Los revolucionarios prepararon el baile. José Joaquín de Olmedo con más de 200 guayaquileños estuvieron a las 10 de la noche del 8 (hoy) de octubre y terminó a las 4 a. m. del 9 de octubre de 1820 (mañana). Era un secreto.

200 hombres de la policía, guayaquileños, en su cuartel en las calles Pichincha y Clemente Ballén, frente al actual Palacio Municipal. La Revolución por la Provincia Libre de Guayaquil” estaba en marcha. Rafael de la Cruz Ximena la denominó La Fragua de Vulcano.

José Joaquín de Olmedo Maruri dijo: “Al amanecer del día 9 brilló para nosotros la aurora de la libertad”, sobre la gesta patriótica que había dado vida a la Provincia Libre de Guayaquil. Fue nombrado presidente de un triunvirato. Rafael De la Cruz Ximena y Francisco María Claudio Roca lo integraron. Y directivos: José de Villamil, Diego Noboa, Francisco de Marcos, Luis Fernando Vivero y Juan Illingworth Hunt, próceres de la independencia. Dictaron un Reglamento Provisorio. Es el primer documento jurídico constitucional estructurado en América Latina en el que se respetan todas las libertades humanas.

El prócer Francisco C. María Roca introdujo la imprenta en Guayaquil y publicó el Patriota de Guayaquil. “Con la prensa, el pueblo podría reclamar cuando sus derechos fueron conculcados y exigir a sus mandatarios la rectificación de sus errores”.

“La libertad de imprenta, protegida como debe ser en los pueblos libres, es el sostén de los derechos de todos; pero con trabas, restricciones y esclavos, es despreciable instrumento de la tiranía”.

Se rompieron los lazos coloniales de la Provincia de Guayaquil con España. Comenzó la Revolución Industrial, que en 50 años convirtió a la tecnología en la principal herramienta del desarrollo de Ecuador.

Isabelita Morlás y León Febres Cordero y Oberto se casaron y tuvieron 7 hijos (3 de ellos nacieron en Guayaquil).