Columnas

Jamás se cede una posición de poder

Hay algo que nadie parece entender: en Ecuador la reforma constitucional se hace por consulta popular según los arts. 441 y 442 de la CRE. Y ahí nos encontramos con los candados que impiden la reforma de todo: la estructura de la Constitución, los elementos constitutivos del Estado. Y claro, la restricción de derechos. Y como la 1ra. atribución del Cpccs es “promover la participación ciudadana”, según manda el art. 208 de la CRE, desaparecerlo mediante consulta de referéndum restringe el derecho de participación y eso -como ya vimos- está prohibido. La pregunta sería inconstitucional. Lo lindo es que la pregunta es innecesaria si entra en vigencia la Constitución del 98, pues el Cpccs no existía en esa época.

-Estás loco. No se puede. Eso es “regresión de derechos”.

-Verás… ponte los lentes y lee bien antes de abrir la bocota. Los arts. 441 y 442 prohíben la restricción de derechos en una consulta, no la regresión. Además, consultar la inmediata vigencia de la Constitución del 98 con las reformas que proponga el Ejecutivo, abre la puerta a nuevos derechos como la reforma laboral y otras iniciativas que el pueblo apruebe si la pregunta es: ¿Debe entrar en inmediata vigencia la Constitución de 1998 con las posteriores reformas enviadas por el Ejecutivo a la Asamblea Constituyente que se convocará para tal efecto? Como ves, una pregunta resuelve todo.

-¡Qué obsesión con la Constituyente!

¿Tú tienes una alternativa mejor?

-Si, la muerte cruzada.

-La ingenuidad… ¿Ir a nuevas elecciones después de disolver la Asamblea? ¿Estás loco? ¿Con CNE y TCE controlados por el amante bandido? Hyunda sigue agarrado como garrapata porque el TCE no lo desaloja con la Fuerza Pública. ¿Te dice algo eso, ingenuo? No entiendo el empeño de hacerle entregar el poder al presidente para disolver la Asamblea, habiendo otro procedimiento. ¡Bastante costó ganar las elecciones como para soltar ahora la presidencia! Jamás se cede una posición de poder teniendo la sartén por el mango. Pero bueno… cierto es: hay quienes saben más de “política”.