Columnas

¡A la cárcel ambos!

"¿Hasta cuándo la impunidad va a ser el sello de toxicidad de este régimen?"

La Policía Nacional reporta el 6 de octubre en Twitter lo siguiente: “En Loja aprehendimos a un ciudadano por suplantación de identidad, en un procedimiento policial se identificó con datos que resultaron ser falsos”. (sic). El ciudadano aprehendido hizo exactamente lo mismo que el descalificado moral que pretende presidir el Ecuador, presentando una cédula y un certificado de votación de otras personas. Es decir, que una misma conducta es punible para el de poncho, pero no para el candidato del correísmo.

Y no duden que al hacer esto cometió un delito. El art. 212 del COIP dispone: “Suplantación de identidad. -La persona que de cualquier forma suplante la identidad de otra para obtener un beneficio para sí o para un tercero, en perjuicio de una persona, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años”. ¿Por qué la Fiscalía mira hacia otro lado y no pide la detención del granuja? ¿Quién protege al candidato de Correa? ¿Por qué la policía no apresa a este delincuente y al otro sí? Mala tos tiene el gato, Filomena.

Lo frustrante no solo es el delito, sino nuestra baja autoestima. Se acepta como lo más normal que un embaucador, suplantador de identidad, pueda -como si nada- aspirar a la presidencia del Ecuador. ¿Qué nos está pasando? La Constitución es muy clara al prohibir la mentira en el numeral 2 del art 83: “No mentir” dice. Esto es motivo de sobra para impedir la inscripción de este delincuente. ¿Por qué el CNE hace lo imposible para inscribirlo después de violar la Constitución y la ley?

Por cierto, la audaz “inscribidora” tampoco se salva. Su actuación también se encuentra tipificada como delito en el COIP, art. 277: “Omisión de denuncia.- La persona que en calidad de servidora o servidor público y en función de su cargo, conozca de algún hecho que pueda configurar una infracción y no lo ponga inmediatamente en conocimiento de la autoridad, será sancionada con pena privativa de libertad de quince a treinta días”. ¡A la cárcel ambos!

¿Hasta cuándo la impunidad va a ser el sello de toxicidad de este régimen? ¿O es que porque ya se van, #YaQueCh…?