Columnas

¿Quién se la juega?

El mayor daño de la corrupción es impedir que la gente honesta haga lo que debe hacer por temor legal.

Hay varias empresas privadas en el mundo en una carrera desenfrenada por lograr una vacuna para la COVID-19. En este marco, la mayor parte de los líderes de los países, las empresas investigadoras y entidades multilaterales están conscientes de que, aún logrando en pocos meses la vacuna, pasará mucho tiempo para que esta se produzca de forma que se la pueda aplicar a cada habitante de la Tierra.

Está pasando y pasará como ocurrió con los respiradores: no hay forma de producir en corto plazo todos los que se requieren, y quien los produce los entrega a quien está vinculado con tratos previos. En ese contexto, algunos gobiernos decidieron apostar por un mecanismo que se denomina “modelo de compromiso anticipado de mercado”. Este consiste en el pago que realiza un país a una empresa desarrolladora de la vacuna, para que si esta la consigue, la provea al país a un precio determinado. Es decir, el país apuesta al mejor esfuerzo de la investigación, y si hay éxito, está primero en la fila para recibir el producto.

EE. UU. lo ha hecho ya con AstraZeneca (asociada a la iniciativa de la Universidad de Oxford), al igual que Brasil. Algunos países europeos ya lograron acuerdos, y entre las compañías que son parte de estos acuerdos están Moderna, Inovio y otras. Su razonamiento no solo es humanitario, sino esencialmente económico.

Citemos el caso de Ecuador: vamos a perder por la caída del PIB este año no menos de $10.000 millones. ¿Cabría que gastemos unos $100 millones para anticipar un año el disponer de la vacuna y estar antes que otros miles de millones de personas en el mundo en la fila de la inmunización? La respuesta rápida es que sí, si fuera mi decisión respecto de mi familia o mis compañeros de trabajo, sin pensarlo dos veces. La pregunta es: ¿lo harán nuestros líderes políticos? ¿Alguien se la jugaría con recursos públicos haciendo lo racional, apostándole a varias alternativas, donde alguna o quizás todas fallarían?

El mayor daño de la corrupción es impedir que la gente honesta haga lo que debe hacer por temor legal. Hagamos algo rápido, que la fila se está alargando.