Columnas

Promesas presidenciales y no pago

"Seguramente habrá que esperar del próximo gobierno que vaya cubriendo los pagos no hechos por Moreno"

El antiguo dicho “Yo te ofrezco, busca quien te dé”, parece haber sido uno de los puntales de la oratoria del presidente Lenín Moreno durante su mandato, que aún tendremos que soportar por diez largos meses. Tal ha ocurrido con la resolución por la cual en 2018 restituyó el pago del 40 % de aportes a las jubilaciones del IESS, que fuera retirado por el gobierno anterior, y que el ministro de Finanzas, Richard Martínez, dejó también de pagar desde octubre del año pasado. Pero no solo eso, sino que de los $ 1.700 millones requeridos por el IESS para sus operaciones de 2919, el Gobierno solo pagó alrededor de $ 1.200 millones, adeudándole 500 millones, situación que ha empeorado el presente 2020 pues aunque el presupuesto general del Estado estima un rubro de $ 1.171,5 millones para el pago del 40 %, hasta el momento no le habría enviado suma alguna, agravándose la situación de este organismo fundamental de la seguridad social, precisamente por los incumplimientos del Gobierno, al punto que si el Estado no hace ese pago, para el 2024 el IESS estaría en serio riesgo de quiebra, lo que sería una catástrofe para las personas de la tercera edad, que son las receptoras de pensiones jubilares, la mayor parte de las veces su único ingreso.

A este estado de inacción e incumplimiento de sus forzosos deberes de mandatario se suma la pandemia del COVID-19, cuyo manejo ha dejado Moreno en manos de los alcaldes y autoridades provinciales, mientras por su lado los despidos de empleados públicos y recortes presupuestarios han sido drásticos, en especial en el campo de la cultura, donde hay un ministro que no sabemos qué funciones cumple, y que desde enero de este año ha dejado de pagar las pensiones que constituyen el premio Eugenio Espejo, que ayuda a vivir a un no muy crecido grupo de científicos, artistas, escritores y promotores culturales de las artes representativas. Seguramente habrá que esperar del próximo gobierno que vaya cubriendo los pagos no hechos por Moreno, caracterizado por su crónica inacción, salvo las obvias excepciones de dos o tres secretarios de Estado, cuya labor y entrega a sus funciones han hecho posible que un presidente carente en lo absoluto de saber y mérito, esté ya a diez meses de terminar su mandato.