Columnas

Arbitraria intervención fiscal

"¿Una acción de allanamiento y desalojo ordenada por la Fiscalía sin “autorización judicial” previa?"

El lunes 7 de la semana y mes en curso habría tenido lugar una reunión urgente convocada por la fiscal general Diana Salazar en su despacho para revisar las diligencias que se han llevado a cabo en el caso Furukawa, “con el afán de precautelar el acceso a la justicia y proteger a las posibles víctimas”.

Así lo refiere la nota que sobre el asunto publica este diario en edición del sábado anterior, que de seguido agrega que el miércoles 2 circularon en las redes sociales videos y fotografías de los allanamientos y desalojos ejecutados en dos haciendas de propiedad de la empresa Furukawa, ubicadas en los kilómetros 30 y 33 de la vía Santo Domingo-Quevedo.

Esta acción, según se denunció, se habría dado con el acompañamiento de más de 100 agentes pertenecientes al Grupo de Operaciones Especiales (GOE), motos y dos buses donde viajaban los policías, y además, que la intervención habría sido liderada por personal de la Fiscalía, respondiendo a una denuncia interpuesta por Furukawa Plantaciones en contra de las personas que viven y trabajan en los campamentos de las mencionadas haciendas.

¿Una acción de allanamiento y desalojo ordenada por la Fiscalía sin “autorización judicial” previa? Es decir, un cúmulo de acciones ilegales ordenadas por la fiscal general y cumplidas con la intervención de personal de la Fiscalía en tareas que son propias y exclusivas de la Policía Nacional bajo mando policial, ya que ni disponemos de “policía judicial” especializada. Constituye una grave falta administrativa que debe ser sancionada, de no calificar como delito de usurpación de funciones, cometido por la fiscal general Diana Salazar; apenas una muestra de lo que puede hacer si se la mantiene en este gobierno en ejercicio de un cargo para el que nunca estuvo capacitada.

Servir los intereses de Lenín Moreno contra el expresidente Correa, desde luego con la complicidad de una Sala de la Corte Nacional de Justicia parcializada y politizada, no fue nunca servir al país, ni lo será en este gobierno servir tan groseramente a intereses extraños.