¡A movernos!

  Columnas

¡A movernos!

Hay un gran dinamismo individual ecuatoriano que contrasta con nuestra actitud como comunidad

Las entradas para ver a Bad Bunny agotadas. La gente ingeniándoselas para comprar en línea el ‘ticket’ para el concierto de Daddy Yankee. Muchos ideando soluciones creativas para financiarse la ida al Mundial en Catar. Miles de emprendimientos arrancando todos los días. Hay un gran dinamismo individual ecuatoriano que contrasta con nuestra actitud como comunidad, pues no conseguimos sacar adelante ningún movimiento ciudadano que ejerza suficiente presión a las autoridades para sacudirlas y obligarlas a actuar en nuestro beneficio. Queremos poder caminar tranquilos, ir a cualquier lugar sin miedo, tener grandes parques donde relajarnos y ver naturaleza. Poder disfrutar del río y del estero. Vivir en una ciudad bien cuidada y en un país sin corrupción. Pero no vemos avances en ningún sentido. ¿Qué nos queda entonces? Sumar los esfuerzos individuales para lograr un cambio. ¡Movernos! Cada uno por su cuenta, esperando que la suma de efectos positivos llegue a abarcar el país entero. Lamentarse casa adentro o en redes no sirve para nada, salvo para propagar pesimismo.

Ya algunos han empezado a actuar, como quienes conforman La movida verde (su nombre me inspiró). Ellos se han organizado para elaborar ‘compost’ con los residuos orgánicos, y van entregando a las familias que se están uniendo a esta iniciativa baldes donde se recolectan todas las cáscaras, semillas de frutas y restos de café que de otro modo desecharían a diario como basura. Este contenido seleccionado lo recogen periódicamente para llevarlo a una finca donde se realiza el compostaje, producto que luego es devuelto a las familias convertido en abono. Menos basura. Menos gas metano. Beneficios para muchos. La empresa privada también se está moviendo con la iniciativa Gira, presente en una importante red de supermercados, recolectando residuos plásticos, pero a la vez educando acerca de cómo clasificar los desperdicios para permitir el reciclaje.

Si todos clasificamos nuestros desperdicios, ¿implementará un cambio el Municipio en la recolección de basura? Movámonos para que los otros se muevan.