Columnas

¿Metida de mano al CNE?

"El hecho de que el binomio Arauz-Correa aparezca en la web del CNE, no genera ni siquiera expectativa de derecho..."

El registro en la página web del CNE de la precandidatura de Arauz–Correa es ilegal e ilegítima por las siguientes razones:

1.- Debe cumplirse el proceso de democracia interna, esto es, que al interior de la tienda política, sus integrantes designen por votación a sus precandidatos a las diversas dignidades nacionales o provinciales.

2.- Para realizar la proclamación y aceptación de precandidatura, esta debe ser expresa, indelegable y personalísima; Rafael Correa incumplió la norma al no asistir personalmente a proclamar y registrar su precandidatura a la Vicepresidencia de la República, por tanto, dicha precandidatura no existe, al no poder rechazar lo inexistente, tampoco se puede dar paso a la designación de Carlos Rabascall.

Inaudito es que el CNE no haya tomado la precaución de que en su página web solo conste el listado de los precandidatos que cumplieron con la obligación legal de proclamar y registrar su precandidatura, de manera expresa, presencial y personalísima. Resultó negligente, al no incorporar el algoritmo que excluya a quienes habían incumplido los requisitos legales para su proclamación e inscripción, dejando así la puerta abierta para proclamaciones y registros realizados al margen de la ley, que generen falsas expectativas, pese a que la ley establece que: “Las meras expectativas no generan derecho, salvo en aquellos casos que la ley así lo determine”; ni el Código de la Democracia, ni su reglamento lo determinan.

El hecho de que el binomio Arauz-Correa aparezca en la web del CNE, no genera ni siquiera expectativa de derecho, ya que es como el postulante a un trabajo que haya incorporado su hoja de vida a la web de la empresa a la que aspira a ingresar.

El que conste su hoja de vida en la web como postulante, no constituye aceptación al cargo, ya que de no reunir los requisitos exigidos deberá ser ignorada; salvo que se aplique aquello de: “El que tiene padrino se bautiza”, lo cual nos lleva a indagar, en el caso que nos ocupa, quiénes son los padrinos del correísmo y descubrir a los responsables de la metida de mano al proceso electoral en el CNE.